Más noticias
Domingo 02 de Octubre de 2011

El Zoo se superpobló y el trámite para descomprimirlo está trabado

Desde noviembre del año pasado se espera el llamado a remate para entregar el excedente de animales, como es el caso de kas cabras de Juan Fernández, ponis, de gamos blancos y pintados, de cabras de Camerún, de cabras sedosas, de llamas, de ciervos colorados, muflones y búfalos de la India, entre otras especies.

Juliana Argañaraz
jarga@diariouno.net.ar

La superpoblación de animales del Zoo de Mendoza provocó, en noviembre de 2010, el llamado a un remate para entregar el excedente de animales y darles una mejor calidad de vida a los que se quedaran. Casi un año después, el trámite sigue trabado y el espacio se vuelve cada vez más pequeño ante la superpoblación de algunas especies.

En el Zoológico hay excedente de cabras de Juan Fernández (hay más de 150), de ponis (70), de gamos blancos (más de 50) y pintados, de cabras de Camerún (más de 150 también), de cabras sedosas, de llamas, de ciervos colorados, muflones y búfalos de la India, entre otras especies.

“Para controlar que se sigan reproduciendo hemos separados a los machos de las hembras, pero para eso hemos tenido que construir corrales nuevos reciclando telas y palos”, explicó a Diario UNO Oscar Ríos, a cargo del servicio veterinario del Zoo de Mendoza.

El trámite para llevar adelante el remate, que según las autoridades del Zoológico está en marcha desde principios de 2010, se frenó en marzo de este año cuando el expediente, que había sido enviado a la Fiscalía de Estado para su aprobación, fue devuelto al Zoo pidiendo una aclaración en algunos precios de animales.

“Los valores estaban en un mail y de la Fiscalía pidieron algo más formal, porque los precios varían según la calidad de los ejemplares. Entonces tenemos que ir a hablar con el fiscal para aclarar el precio de cada animal”, detalló Guido Loza, director científico y técnico del Zoo.

Sin embargo, el funcionario aseguró no tener una fecha exacta para reanudar el proceso y llevar adelante el remate que tan bien les haría a los animales, ya que algunos casos son realmente preocupantes.

“Por ejemplo, con los camellos nos pasa que ya tenemos 15 y son demasiados”, aseguró Oscar Ríos. “Ya tuvimos que construir un corral aparte y encima con caños muy reforzados para que los animales no los rompan”.

Y el caso de los camellos no es el peor, ya que las cabras de Juan Fernández y las de Camerún exceden, cada especie, los 150 ejemplares, un número muy por encima del ideal a la hora de su crianza en cautiverio.


Historia repetida

“Para todo movimiento de animales se necesita la autorización de la Fiscalía de Estado y eso siempre demora las cosas, es muy burocrático”, contó Ríos.

Y es que no sólo para el remate hace falta un largo trámite, sino también para la autorización de los trueques entre animales.

“Nuestros camellos son muy codiciados –por lo idóneo del clima y de la alimentación que reciben– y nos piden ejemplares de todos lados, incluso podríamos canjearlos por jirafas, ahora que no tenemos ninguna. Pero suele pasar que una vez que el trámite ante la Fiscalía está listo los intercambios ya no se pueden hacer porque los animales ya están crecidos”.

Fuentes de la Fiscalía de Estado aseguraron que el trámite estaba en curso y que el expediente fue devuelto al Zoológico para que se realizaran algunas aclaraciones y nunca regresó.

Cifras
150 cabras de Juan Fernández exceden la población de esta especie. También hay otras variedades que superan el ideal.

70 ponis son los que entrarían en el remate que desde noviembre de 2010 tiene intenciones de hacer el Zoo.

Comentarios