Política
Lunes 20 de Abril de 2015

Elecciones en Mendoza: citarán a los médicos por el faltazo de las autoridades de mesa

Hubo 3.980 mesas y el doble de gente asignada como presidente y suplente. De ese total, según Paco Pérez faltó el 10%, y la gran mayoría se excusó con un certificado por tener gastroenteritis.

Por Javier Cusimano
cusimano.javier@diariouno.net.ar
El faltazo de los presidentes de mesa hizo que el inicio de los comicios de las PASO se convirtiera ayer en un caos, demorando el comienzo del acto electoral en varias escuelas. De hecho en algunos casos la situación pudo normalizarse luego de las 11.30, cuando lograron cubrir todos los puestos vacantes y pudo habilitarse la totalidad de las mesas. Sin embargo, el gobernador Francisco Pérez aseguró que la ausencia de autoridades “sólo alcanzó el 10% del total”.
En toda la provincia hubo 3.980 mesas y el doble de gente asignada como presidente y suplente. De las cerca de 8.000 personas llamadas a cumplir esta labor cívica, alrededor de 800 no asistieron. Según Pérez, “hay malestar y falta interés en muchos ciudadanos”, provocado por la gran cantidad de elecciones que habrá en el año. Aunque señaló que “los problemas pudieron ser resueltos con rapidez”.
El secretario de la Junta Electoral, Alfredo Puebla, dijo que para poder solucionar la deserción de autoridades se llamó a suplentes y en forma compulsiva a la gente de las filas que fue a votar a primera hora de la mañana.
También se pusieron de acuerdo entre los distintos fiscales de mesa para designar autoridades y de esta forma se pudo ir normalizando un escenario atípico, ya que no ocurrió en elecciones anteriores este índice de ausentismo.
Según Puebla, un gran porcentaje de los faltantes se excusó con un certificado médico con diagnóstico de gastroenteritis. Por este motivo dijo que se citará a los profesionales que emitieron y firmaron los certificados, para aclarar esta situación. “Llamaré a cada uno de los médicos para que reconozcan la firma y el contenido del certificado, si los desconocen se aplicarán las penas correspondientes”, afirmó.
La sanción consta de 1 a 18 meses de prisión no efectiva y quedará registrado en el certificado de buena conducta para aquellos que abandonaron su responsabilidad cívica sin justificativo. Pero si se descubre que los que faltaron se justificaron emitiendo un certificado “trucho”, se trata de un hecho mucho más grave regido por el Código Penal. La adulteración del certificado está calificado de defraudación o estafa genérica e incluye la pena de uno a seis años de cárcel. Además estas personas no cobrarán lo fijado. 

Comentarios