Viernes 02 de Junio de 2017

Embarazos: el protocolo por el aborto no punible aún está en espera

El embarazo adolescente bajó un punto en 2016. Pasó de tener una tasa del 14,1% al 13,1% sobre el total de nacimientos. Cayó también el número de abortos.

Menos chicas adolescentes embarazadas y menos abortos registrados durante el año pasado muestran una tendencia de que, paso a paso, las mujeres desde muy chicas están empezando a tomar decisiones sobre su sexualidad reproductiva, a veces contra todo pronóstico.

A la vez, de las que eligen métodos anticonceptivos en los efectores públicos, preferentemente usan diu o implantes subcutáneos para cuidarse en sus relaciones, frente a los anticonceptivos orales y las preservativos de uso exclusivo.

En números, el escenario señala que en Mendoza hubo 625 gestaciones menos durante el 2016, comparando con el año 2015, y a la vez se registró una baja en los abortos atendidos en el mismo período, que pasaron de 2.000 casos a 1.646 casos.

Según el análisis que hace el Ministerio de Salud sobre estos datos, la baja del embarazo adolescente es producto de una constante tarea del Programa de Salud Sexual y Reproductiva de Mendoza, que implementa talleres y consejerías para este grupo etario, a la par de poner en disponibilidad toda la variedad de métodos anticonceptivos.

Claudia Najul, titular del área, recordó que según el nuevo Código Civil, los adolescentes a partir de los 13 años ya pueden concurrir a una consulta sin DNI y sin acompañamiento de los padres, en los centros de salud, retirar los distintos métodos y acceder a las consejerías médicas para recibir orientación.

Asimismo, la funcionaria detalló que un objetivo a cumplir es aumentar el número de embarazos deseados, porque justamente, cuando eso no ocurre devienen una cantidad de complicaciones tanto para la vida personal de la mujer como para desarrollo del bebé.

Por esto mismo, expresó que "una de las prioridades es lograr que cada vez más las mujeres puedan decidir, a través de información y acceso a todos los métodos anticonceptivos sin ningún tipo de barrera, cuándo tener sus hijos y cómo espaciarlos".

En esa misma línea de pensamiento, el Programa de Salud Sexual y Reproductiva dejará de pertenecer a la Dirección de Maternidad e Infancia para encabezar el Plan Decidir, que dependerá directamente de la ministra. El objetivo es acentuar la perspectiva de género para reafirmar los derechos de las mujeres en cuanto al acceso a la atención médica y a la educación sexual en todas las etapas y circunstancias de la vida.

De todas formas, se aclaró en la conferencia de prensa donde fueron presentados estos datos que el plan no contará con recursos nuevos, sino que será manejado con los mismos que ya tenía como programa, pero con mayor independencia.

El protocolo por el aborto no punible aún está en espera
Más allá de la impronta de Najul para abordar con perspectiva de género el cuidado de la salud de las mujeres en las acciones ministeriales, aún está pendiente la decisión del Gobierno para fijar un protocolo en los casos de aborto no punible, según lo prevé el Código Penal en su artículo 86, cuya vigencia ha reiterado en diferentes fallos la Justicia, incluyendo la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

En este sentido la ministra volvió a repetir que están trabajando el tema con su equipo y que cuando esté listo será comunicado. A la par, explicó que la tardanza en la definición se debe de alguna manera en que quieren tomar todos los recaudos legales, porque a pesar de los fallos de la Justicia, y de que otras provincias avanzaron con el protocolo, igualmente fueron cuestionados posteriormente.

"Cuando tengamos lista la decisión la vamos a comunicar. Hay que decidir cómo va a ser el protocolo en la provincia porque muchas provincias han adherido al nacional y han tenido amparos por distintas legislaciones provinciales, entonces queremos que salga de la manera más oportuna", remarcó, y afirmó que no ha tenido ninguna presión por parte de la Iglesia para que no se aplique este protocolo.