San Rafael
Martes 01 de Septiembre de 2015

Empiezan a preparar un ejercicio de evacuación en el barrio El Molino

Simulacro. Será similar al que se realizó en 2014 en la Isla del Río Diamante. Buscarán corregir errores y mejorar los tiempos

La semana pasada comenzó la primera capacitación a 80 voluntarios y alumnos de la Cruz Roja local que participarán del simulacro de evacuación que se realizará el año que viene en el barrio El Molino.
La iniciativa, que nació después de uno similar que se desarrolló a fines del 2014 en la Isla del Río Diamante, tiene como objetivo mejorar la performance anterior y concientizar a la población en el concepto de "autoevacuación".
En esta oportunidad, a diferencia de lo que ocurrió en la Isla donde la Cruz Roja finlandesa financió el operativo, no habrá ayuda de dinero externa y será cada organismo el encargado de colaborar con la iniciativa.
En ese sentido, el coordinador de la delegación local de la Cruz Roja, Antonio Attala, dijo que "esta vez lo vamos  hacer con recursos propios, a puro pulmón".
Al respecto recordó que "terminado el simulacro anterior el Municipio instó a que se repitiera la actividad en todos los sectores donde haya población a la vera de los ríos Diamante y Atuel".
Por ahora el operativo está en pañales y aún no se determinaron las vías de escape  y los sectores de mayor riesgo ante una eventual inundación que podría afectar a las más de 900 familias que viven en ese sector de la ciudad.
"Ya tenemos la experiencia vivida en el anterior simulacro y medidos los tiempos de acción ante una inundación", dijo Attala, y agregó que "ahora vamos a intentar perfeccionar la planificación y mejorar esos registros".
Para Attala la clave está en la concientización de la población, por eso se apuntará a los más jóvenes quienes serán los encargados de transmitir lo que hay que hacer a sus familias.
Métodos
En principio el ejercicio comenzaría, como la vez anterior, en la escuela secundaria del barrio con el sonar de sirenas y la llegada de los primeros equipos de rescate. Luego será la población la encargada de autoevacuarse por los lugares de menor riesgo para concentrarse en un lugar común.
Lo bueno de todo esto, explicó Attala, es que "ya tenemos la logística, la señalética y la experiencia que recogimos en el anterior ejercicio". Además añadió que "un operativo de esta magnitud necesita por lo menos un año de preparación".
Para este simulacro se convocarán a todos los organismos que participaron de la experiencia en la Isla del Río Diamante. "Cada uno aportará sus conocimientos para mejorar los tiempos y agilizar la tarea", afirmó el coordinador.
Uno de los puntos importantes que destacó Attala y que facilitarán la tarea está relacionado con la obra de urbanización que se está llevando a cabo lentamente en esta zona de la ciudad.

Comentarios