Deportes
Sábado 09 de Julio de 2016

Empujó a un espectador y terminó ganando la octava etapa

El británico Chris Froome sorprendió al resto de los favoritos atacando desde el inicio para terminar vistiendo el maillot amarillo.

El británico Chris Froome, vigente ganador de la prueba, se impuso en la 8ª etapa del Tour de Francia, este sábado con final en Bagneres de Luchon, y se viste con el maillot amarillo de líder de la carrera.
 
En la primera etapa pirenaica, Froome sorprendió al resto de los favoritos al atacarles al inicio del descenso del puerto de Peyresourde, última dificultad montañosa de la jornada, a 17 km para el final, y les aventajó en 13 segundos en la línea de meta.
 
Para lograr la hazaña, el británico tuvo que empujar a un espectador y luego se disculpó en las redes:
"Disculpas al fan al q he empujado hoy - estaba preocupado por lo cerca q estabas, con el peligro que ello implica de tener una caida!".
"Sabía que era posible, pero fue en el último puerto, cuando pensé tienes que intentarlo", declaró Froome, un corredor que hasta ahora no estaba catalogado como un gran especialista en el descenso y que adoptó una posición inhabitual en la bicicleta, sentado en la barra que une el manillar y el sillín.
 
"Había probado esta posición en el entrenamiento con mis compañeros, sobre todo con (Michal) Kwiatkowski. ¿Si es peligroso? Es nuestro trabajo y siempre hay un peligro, pero finalmente esta bajada no era demasiado peligrosa".
 
En el grupo de perseguidores, comandado por el irlandés Dan Martin (Etixx) y el español Joaquín Purito Rodríguez (Katusha), segundo y tercero de la etapa, estaban casi todos los aspirantes al triunfo en París, incluido el colombiano del Movistar Nairo Quintana, pero no así el español Alberto Contador, que sigue pagando sus dos caídas en los primeros días y entró en meta con 141" de retraso sobre el nuevo líder.
Un momento de descuido
 
"Nos hemos descuidado un momento y (Froome) nos ha picado un tiempo considerable. Esperamos como podemos ir recuperando", declaró el líder del Movistar nada más cruzar la meta. Quintana lamentó poca ayuda de su equipo en el momento del ataque de Froome, nada más coronar la pancarta del paso de la montaña en la cima del Peyresourde.
 
"Estaba esperando a que uno llegara a ayudarme, pero no llegó y nos ha retrasado un poco", declaró el colombiano, que en ese tramo solo tenía al español Alejandro Valverde como compañero del Movistar.
 
"He atacado como se me ha dicho y después me fui un poco para atrás porque iba tocado y cuando hemos coronado he visto que estaba Froome por delante. Pasé como pude y tiré con todo lo que pude", dijo por su parte Valverde.
 
"Lo que no entiendo es como (Quintana) se quedó ahí, siendo para abajo. Yo hice mi trabajo y la rueda que tenía que estar ahí (detrás de Froome) era la suya (la de Quintana)", añadió el español.
 
El belga Greg van Avermaet, maillot amarillo en la salida de Pau, perdió enseguida toda esperanza de conservar la preciada prenda al perder contacto con el grupo de favoritos en el ascenso al Tourmalet y pasar a seis minutos por la cumbre de este coloso pirenaico y casi 26 en la meta. El otro gran damnificado de la jornada fue Contador, que sigue pagando caras las dos caídas que sufrió en las primera jornadas.
 
"Sabía que iba a ser muy complicado pasar el día sin pérdidas. Se ha rodado muy rápido desde el principio. Ha sido una etapa muy exigente y muy dura para mí. Mi cuerpo necesita descanso", admitió el madrileño.

Comentarios