Economía
Jueves 10 de Diciembre de 2015

En 60 días, el asado para una familia tipo subió casi 20% en San Rafael

La escalada de precios en la carne espantó a muchos consumidores. La especulación es uno de los factores. Los productores echaron culpas a una política errática que afectó la rentabilidad del sector y redujo la crianza

La inflación parece no darle tregua a los bolsillos de los consumidores que, desconcertados, se convirtieron en espectadores de la suba de precios en las carnes rojas. Un producto que está en la dieta de la mayoría de los argentinos y forma parte del tradicional asado de los fines de semana.
Es que en San Rafael, en sólo 60 días, según los precios comparados en un reconocido supermercado, la suma de dos cortes tradicionales como el asado de costilla y el vacío sufrió un incremento de entre el 17 y el 20%.
En octubre la suma de ambos cortes significaba un gasto de $209, en cambio al viernes de esta semana la misma compra obligó a desembolsar $247. Los incrementos de entre el 17 y el 20% en sólo semanas representan casi la inflación anual y aunque la gente esté casi acostumbrada a estas cifras, son alzas enormes.
A este ritmo se esperan nuevos aumentos en los próximos días, muchas familias ya miran con temor qué sucederá para las próximas fiestas de fin de año porque no sólo las carnes sufrieron este proceso, el pollo y los productos derivados de las harinas también acompañaron esta suba.
En este escenario, ante la psicosis que generaron los aumentos algunos supermercados no publicaron en pizarra los precios, salvo una oferta de asado económico por unos $59 que incluía dos cortes.
Los consumidores para conocer el precio debían tomar las bandejas para observar el ticket que a algunos los espantó por el valor consignado.
Panorama
Desde la asociación de propietarios de carnicerías, en Buenos Aires, justificaron, durante la semana, los aumentos por la "falta de hacienda en pie e irresponsabilidad en la fijación de precios".
Es que según sus autoridades "se intentó deprimir el consumo interno para favorecer la exportación".
En este complicado marco, ganaderos locales señalaron a Diario UNO de San Rafael que "esto que sucedió con los precios es como consecuencia de diversos factores, sobre todo el de una política errática para el sector que comenzó en el 2006".
En este sentido, el presidente de la Cámara de Comercio local, Daniel Giordano, señaló que "hay un reacomodamiento de los precios que se van a estabilizar de acuerdo al juego de la demanda y la oferta".
El empresario, que se dedica a esta actividad, explicó que "la olla a presión se destapó después de varios años donde hubo un aumento de costos y los precios no acompañaron". Giordano destacó que "hay un  factor de especulación muy importante ante la  expectativa de un cambio de política que incluiría la apertura de las exportaciones y la quita de retenciones".
Sin embargo también aclaró que los precios se van a acomodar en el corto plazo. En ese aspecto indicó que "cayó la cantidad de ganado en pie, que desde el 2006 tuvo una merma en la crianza producto de la baja rentabilidad  y la caída en las exportaciones que obligó a algunos productores a volcarse a la producción agrícola".
Es que la cría, según Giordano, "dejó de ser negocio  para los productores pequeños y se empezó a consumir el ganado en pie cuyo stock bajó considerablemente".
Para el empresario "estos aumentos son coyunturales hasta que se acomoden los precios relativos" y agregó que "por ser un producto perecedero no se puede stockear  y por eso tarde o temprano las variables se tienen que acomodar hasta que se logre un equilibrio entre oferta y demanda".
Comparación de precios por corte
El kilo de vacío: pasó de $84 a $100, tuvo un 19,05% de aumento, es decir, con lo que valía un kilo, ahora se compra 840grs.
El kilo de Costilla: el aumento fue de 17,6% y se fue de $84 a $99. Con lo que valía un kilo, ahora se compra 850grs.
Marcelo Schmitt
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios