Zona sur
Sábado 04 de Julio de 2015

En agosto juzgarán a la pareja que ocultaba 1.300 kilos de droga en su casa de Bowen

Histórico. En setiembre de 2013 se les encontró más de 1.200 ladrillos de marihuana. También serán enjuiciados por lavado de dinero junto a sus respectivos hermanos.

El juicio por el secuestro de drogas más grande de la historia del Sur mendocino ya tiene fecha de inicio: 6 de agosto. Se trata del caso en el que la policía alvearense encontró, casi de casualidad, 1.299 kilogramos de marihuana escondidas en galpones de una misteriosa vivienda rodeada de muros en Bowen.
Los principales acusados son David Javier El Puntano Miranda (36) y su esposa Bibiana Raquel Reyes (38), que serán juzgados por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización y lavado de dinero.
El hombre se encuentra en la cárcel y la mujer está con prisión domiciliaria, beneficio que se le otorgó porque tiene a su cuidado sus tres hijos.
También irán a juicio, aunque sólo por lavado de dinero, Walter Alejandro Miranda y Walter Raúl Reyes, hermanos respectivos de los anteriores y que se encuentran eximidos de prisión.
En principio, se desarrollará en la sala de debates orales situada en el edificio del Juzgado Federal de San Rafael, en San Lorenzo y Barcala, y será llevando adelante por el Tribunal Oral Federal Nº 1 de Mendoza.
Decomiso histórico
En total fueron incautados 1.291 ladrillos (paquetes) de marihuana, que pesaban 1.299 kilos.
Estaban ocultos en los galpones de una casa ubicada en la intersección de las calles 16 y L de Bowen, que venía despertando sospechas de los vecinos porque estaba rodeada de paredes altas, algo inusual para una zona de fincas.
En este lugar y en otras propiedades relacionadas a los involucrados en el caso, secuestraron también nueve vehículos, entre autos y camionetas, un camión Volvo 2008, cuatro motos y un cuatriciclo, además de gran cantidad de artefactos electrónicos para el hogar.
Todo se descubrió porque el 18 de setiembre de 2013 la Policía llegó a la casa en cuestión buscando a los asaltantes de una aseguradora de Bowen, pero al ingresar se encontró que allí se acopiaba una gran cantidad de marihuana.
Se sospecha que ese lugar funcionaba como una especie de “centro distribuidor” hacia provincias de la Patagonia, ya que difícilmente esa cantidad haya sido para vender en el Sur mendocino. Refuerza esa teoría el hecho que Miranda registra antecedentes relacionados al mundo de las drogas en Formosa y San Luis.
Lavado de dinero
Este juicio también será histórico porque será el primero que se realizará en la zona por el delito de lavado de dinero.
Se acusa a la pareja y sus hermanos de constituir una empresa transportista y hacer diversas compras de vehículos y otros elementos para encauzar por la vía legal el dinero originado en la venta de drogas.
Para imputarles este delito, el Juzgado Federal cruzó informes de AFIP, Ministerio de Trabajo, bancos y distintos entes para demostrar que el ingreso de la actividad legal de los acusados no se condice con los bienes a su nombre.
Basta ejemplificar que uno de los autos secuestrados, un Audi Q5, valía ese año $550.000 y las Toyota Hilux más de $300.000.
José Luis Salas
unosanrafael2012gmail.com

Comentarios