Más noticias
Viernes 16 de Septiembre de 2011

En Dinamarca manda ella

Los votantes de centro-izquierda tienen mucho que celebrar en Dinamarca: tras una década de gobierno conservador, la socialdemócrata Helle Thorning-Schmidt se convertirá en la primera mujer en acceder al gobierno de Dinamarca.

“Dinamarca ha hecho historia hoy. Los socialdemócratas estamos listos para una nueva era”, señaló Thorning-Schmidt en su discurso de agradecimiento ante los miembros de su partido.

Escrutados el 100% de los votos, el bloque rojo (formado por Socialdemócratas, Partido Popular Socialista, Radical-Liberal y Coalición rojiverde Lista Única) tendría 92 escaños frente a los 87 conseguidos por el bloque ‘azul’, actualmente en el gobierno (integrado por Liberales, Partido Popular Conservador, Partido Popular Danés, Alianza Liberal y Partido Popular Cristiano).

Aunque los Socialdemócratas y el Partido Popular Socialista habrían empeorado considerablemente el resultado obtenido hace cuatro años, el fuerte avance de dos de sus aliados, el Partido Radical Liberal (más centrista) y los rojiverdes o Lista Única, haría posible que Thorning-Schmidt llegara al poder. Por su parte, el partido del actual jefe de Gobierno, el liberal Lars Løkke Rasmussen, a pesar de haber sumado un escaño respecto a 2007, no aspira al gobierno por la pérdida de votos de los conservadores y del partido de extrema derecha Partido Popular Danés. “Esta noche cedo las llaves del Gobierno a Helle Thorning-Schmidt. Y permíteme que diga esto: Querida Helle, cuida de ellas; son sólo un préstamo”, señaló Rasmussen tras reconocer su derrota.

Las elecciones generales danesas son las primeras que se celebran en Escandinavia tras la matanza cometida por el ultraderechista Anders Breivik en Oslo en la que murieron 86 personas y, según algunos analistas, esto podría explicar la pérdida de votos del PPD, tercer partido del Parlamento y principal apoyo del actual Gobierno.

Sin embargo, Thorning-Schmidt se enfrenta ahora a un panorama complicado, puesto que deberá conciliar las diferentes posturas de radicales y rojiverdes –especialmente en materia económica- para gobernar en coalición.

Al cierre de los colegios electorales, el 87,7% de los ciudadanos había efectuado ya su voto, frente al 86,6% que lo había hecho en las elecciones de 2007.

Desempleo del 6%

Con una tasa de desempleo del 6% (el doble que hace dos años) y un agujero de 47.000 millones de coronas (6.200 millones de euros), la campaña electoral se ha centrado en la crisis económica que atraviesa el país y en las distintas soluciones propuestas por los candidatos. El actual Gobierno, liderado por el primer ministro Lars Løkke Rasmussen, apuesta por la congelación de impuestos y la austeridad en el gasto, con un recorte en los subsidios por desempleo y las ayudas a familias y a estudiantes. Mientras que los socialdemócratas abogan por estimular la economía mediante el gasto fiscal, gracias a un aumento de los impuestos para pensiones elevadas y millonarios y una ampliación de la jornada laboral de 12 minutos al día.

La inmigración ha quedado en esta ocasión relegada a un papel secundario a pesar de las polémicas medidas aprobadas en esta materia por el actual gobierno. Sin embargo, Thorning-Schmidt ha prometido que anulará la polémica ley de restauración del control de fronteras aprobada este año a iniciativa del ultraderechista Partido Popular Danés.

Comentarios