Más noticias
Domingo 04 de Diciembre de 2011

En el furor del GNC la pyme de la familia Ascoeti marca el rumbo

Con una trayectoria de 34 años en el rubro electromecánico en General Alvear, padre e hijo convirtieron un taller en una planta de montaje de GNC. Diagnóstico y calibrado computarizado 

La escasez de combustible y el incremento en los precios de la nafta produjeron un vuelco masivo hacia el gas natural comprimido.

De acuerdo con los números que maneja la cámara argentina del GNC, en los últimos 9 meses más de 100.000 vehículos en todo el país comenzaron a funcionar con gas y ya suman 2.000.000 las conversiones históricas acumuladas.

Dentro de este hito en la industria nacional, en General Alvear la familia Ascoeti marca el camino.

Con 34 años en el rubro de la electromecánica, los Ascoeti transformaron el taller en una planta de montaje de equipos de GNC e inyección electrónica. Esta conjunción, que los hace únicos en el sector, les permite brindar una atención acabada en automotores de alta gama, con un servicio de diagnóstico y calibrado enteramente computarizado, con un escáner multimarca y equipamiento de alta tecnología.

“En 2007 y solo en el escáner invertimos $35.000, y hablamos de valores de 4 años atrás”, comentó al pasar Daniel Ascoeti.

El taller de “los Ascoeti” como les siguen llamado, se encuentra emplazado en Uspallata 615 de ciudad y se convirtió, con los años, en una empresa familiar, como las antiguas propagandas radiales, “atendido por sus dueños”, Nicolás (65) el padre, y Daniel (39), el hijo.

La unión de la experiencia con la nueva generación dio como resultado el conocimiento potenciado por el manejo de las nuevas tecnologías. Esta virtud se ve reflejada en la confianza que deposita desde hace más de una década la cooperativa más grande del departamento, Cecsagal. La empresa tiene a su cargo el mantenimiento de todo el parque automotor de la prestadora de servicios.

La especialización en GNC llegó a principios del 2000 con la atención de los autoelevadores (funcionaban con gas en garrafa) en galpones de empaque, frigoríficos o la reconocida pulpera Fénix. “Desde entonces no paramos más”, dijo Daniel.

En un mercado que nuevamente se volcó hacia el ahorro en combustibles y la ecología, Daniel añadió que “el furor por el GNC y la tecnologías nos obliga a estar siempre actualizados”.

Un ahorro y más kilómetros

“El precio de las naftas y la escasez de combustible ha volcado a la gente al GNC”, reflexionó.

“Hay que tener en cuenta que a nafta la gente se cuida más en cambio con GNC, si van a comprar estacionan un poco más adentro del local”, comentó.

“Con el gas, continuó, se produce un ahorro y se duplican los kilómetros al contar con dos combustibles. También se evitan largas esperas”.

En el último años en la pyme familiar se colocaron a razón de 1 equipo cada 60 horas. Entre los servicios que prestan están la reprueba de cilindros, la revisión anual (la conocida oblea) que de una demora de tres días a una semana se redujo a 24 horas y la colocación de equipos de presión positiva y quinta generación en vehículos de alta gama y 0km.
 

Comentarios