Deportes
Miércoles 04 de Febrero de 2015

En el lugar más alto

La mesa directiva de la Unión Argentina de Rugby designó al rosarino Martín Mackey como director de rugby, cargo que ocupó Francisco Rubio hasta diciembre de 2014.

Este 2015 es un año especial para el planeta rugby, en el que el Mundial de Inglaterra acapara la escena. Pero para los argentinos la mesa también esta servida con el Rugby Championship en una versión reducida (precisamente por la disputa del certamen ecuménico) y la participación en la Pacific Cup, en la que Los Pampas defienden el título; amén de que en el horizonte ya asoma el Súper Rugby.

El futuro ya llegó. El rugby argentino está en el lugar donde quería estar, y va por más. Peleó muchos años para poder tener una competencia regular que le permita crecer y la coloque mano a mano con las potencias.
Ese codearse con los mejores no se dio por gracia divina. Fue un camino díficil, complicado, pero hoy por hoy está ahí. Detrás hay un silencioso trabajo de mucha gente.  Y en ese sentido, la estructura de alto rendimiento de la UAR ocupa un lugar fundamental en este presente del rugby argentino por lo que, tras la salida del director de rugby Francisco Rubio en diciembre de 2014, los dirigentes de la casa madre argentina se movieron rápido para encontrar un reemplazante y lograr la continuidad del buen trabajo que se estaba llevando a cabo en esa área. Y en lo que fue casi una solución de continuidad, la mesa directiva de la Unión Argentina de Rugby designó al rosarino Martín Mackey para ocupar el cargo que estaba vacante.

Así lo reveló el propio presidente de la UAR, Carlos Araujo, quien destacó en su momento que “es importante lograr continuidad en el trabajo que se viene desarrollando en los últimos años con el alto rendimiento de la UAR. Al igual que sucedió con la designación de Daniel Hourcade, que era alguien que venía trabajando en el sistema, sucede lo mismo con Martín. Es un hombre que está en el esquema desde hace muchos años y conoce muy bien nuestra manera de pensar y trabajar”.

Martín Mackey, en tanto, a la hora de hablar de su nuevo rol dentro de la UAR destacó: “Sé de la responsabilidad que implica mi función, lo que significa, y creo en lo que quiero hacer. Desde el día que comencé a trabajar como preparador físico en Duendes, en 2001, me propuse dejar algo en el club. Arreglé un contrato por dos años y me quedé diez. En 2011 me sumé a trabajar en la UAR como director de la preparación física, y mi gestión y el trabajo con el equipo de preparadores físicos hizo que la dirigencia de la UAR piense en mí para desarrollar esta nueva función y ocupar este cargo. Me capacito, estudio y trabajo haciendo lo que me gusta. Siempre teniendo en claro por qué me contrataron, soy muy respetuoso de las instituciones y las tareas, por eso seguiré avanzando por el mismo camino que me trajo hasta acá. Tengo una enorme tarea por delante y se que puedo desarrollar este cargo con la misma pasión con la que trabajé siempre", dijo el flamante Director de Rugby de la Unión Argentina.

"Vamos a involucrar más al rugby de base"

Hace muchos años Martín Mackey escogió un camino y lo empezó a desandar con la idea de crecer. Y su inquietud y las ganas de interiorizarse, de capacitarse, hicieron que sus pasos sean cada vez más firmes. Diez años después de que arrancó en Duendes se sumó a la estructura del alto rendimiento de la UAR, en la que estuvo a cargo de la dirección de la preparación física. Durante ese período en la UAR, el Inglés, como lo llaman sus amigos de la ovalada, realizó muchas capacitaciones, entre las que se destaca la de “entrenamiento de deportistas de alta competencia” en el centro Exos, en Estados Unidos, donde Los Pumas realizan sus exigentes preparaciones desde 2007.
  Mackey es un hombre que no les teme a los grandes desafíos. Apunta alto, respaldado quizás por la gran cantidad de cursos que realizó dentro y fuera del país. En el exterior, y sólo por citar algunos ejemplos, estuvo en España, México, Chile, Estados Unidos e Irlanda, donde se instruyó en el entrenamiento del rugby profesional nada menos que con el Munster, varias veces campeón de Europa,
  Ahora, ese aprendizaje lo catapultó al lugar más alto dentro de su especialidad: es el flamante director de rugby de la Unión Argentina de Rugby.
  —Te toca ocupar un cargo importantísimo en un momento del rugby argentino muy especial, con el Mundial de Inglaterra muy cerca, el ingreso al Súper Rugby, la continuidad del Rugby Championship... ¿Qué pasó por tu cabeza cuando te enteraste de la designación?
  —Una semana después de la renuncia de Pancho (Rubio) me fui a Estados Unidos a trabajar con Darcy Norman (preparador físico del seleccionado de fútbol de Alemania campeón del mundo en Brasil 2014), en lo que fue una experiencia única que me enriqueció muchísimo. Al regresar, me pidieron desde la UAR si podía hacer un informe sobre las actividades de los centros de alto rendimiento y el trabajo que se estaba desarrollando allí. Para ser honesto, ahí comencé a pensar que tal vez me tenían en cuenta para esta función. Después fui a una reunión en la que desarrollé lo que me habían pedido y una vez que terminé me plantearon que armara un proyecto que tenga en cuenta cómo, desde mi visión, daría continuidad a lo que se estaba realizando y que debía presentarlo. Trabajé mucho durante esos días pensando en lo que hasta acá se había desarrollado y la continuidad que le daría, hice la presentación en mesa directiva y fue aprobado. Cuando me enteré sentí un gran orgullo, una enorme alegría. La sensación fue muy linda. Alcanzar un puesto de esta magnitud es un logro muy importante.
  —¿La idea es darle continuidad al trabajo de Rubio o pensás modificar algo?
  —De ningún modo se puede pensar en hacer algo nuevo sin tener en cuenta lo que hasta acá se hizo muy bien, y son muchísimas cosas. Mi idea es tomar todo lo que se esta haciendo muy bien y sumar algunas cuestiones. Desde el 2011 trabajé muchísimo con Pancho, quien hizo una excelente tarea. Para sumar, vamos a involucrar más al rugby de base, desarrollando capacitaciones para los entrenadores a nivel escuelita, infantil,  juvenil y mayor. En la actualidad la UAR goza de muchísima información que debe volcarla al rugby de base para que crezca. Así la enorme cantidad de gente que voluntariamente trabaja todos los días en los clubes puede capacitarse, aprender, mejorar como entrenadores y educadores para así desarrollar mejores jugadores. Buscaremos que esa gente tenga información actualizada y que su capacitación no dependa solamente de cursos que dan entrenadores extranjeros... te repito, hay mucha información en la UAR y debemos brindarla a los clubes. En ese sentido no sólo vamos a desarrollar contenidos de rugby, también lo haremos en preparación física, kinesiología, nutrición, medicina y psicología.
  —¿Y qué pasa con los clubes?
  —También queremos que los clubes estén permanentemente al tanto de lo que sus jugadores hacen en los Cedares para coordinar el trabajo que se desarrolla en ambos lugares, el objetivo principal es que los jugadores mejoren y si no estamos coordinados ellos son los mas perjudicados. El sistema que desarrolla la UAR debe hacer que las tres estructuras del rugby crezcan, el de base, el de desarrollo al alto rendimiento (Cedares) y el alto rendimiento.

Una mirada al nivel argentino

—¿Qué evaluación hacés del momento por el que atraviesa el rugby argentino?
  —Es bueno. Se consolidó el Nacional de Clubes, el cual integra a todo el rugby del país y permite que los mejores jugadores y los mejores clubes jueguen un torneo que los exige todos los fines de semana. Se juega a su vez el Interior, que también pone a los equipos que no clasificaron al Nacional a jugar con un alto nivel de exigencia. No nos tenemos que olvidar que en la Argentina es muy importante el rugby de clubes y por eso debe tener una excelente competencia.
  —¿Y de Los Pumas?
  —Los Pumas terminaron el año muy bien pero éste será más exigente. Se juega el Rugby Championship primero y después el Mundial. En ese sentido debemos lograr que los triunfos dejen de ser hazañas y que mantengamos siempre un nivel parejo que nos permita mantenernos entre los mejores del mundo.
  —Quedó claro en el cierre del año que se necesita de una base de jugadores muy grande para lograr resultados en la alta competencia. ¿Cómo se tiene que trabajar o qué se tiene que hacer para ampliar aún más esa base?
  —La base se amplió muchísimo. Lo que planteó Daniel Hourcade cuando asumió como head coach de tener más jugadores en Los Pumas y darles la posibilidad a jugadores con menos competencia para que puedan medirse con los mejores del mundo, no lo dijo porque sí: lo hizo porque sabe perfectamente que cuenta con jugadores que se desarrollan en Argentina que están en muy buen nivel y eso es por el trabajo que se está haciendo. También es muy importante seguir desarrollando el rugby de base. El éxito no se va a lograr trabajando aisladamente en alta competencia. Cuanto mejores jugadores haya en los clubes, más posibilidades tendremos de aumentar la base de jugadores y de ese modo también habrá mas jugadores disponibles para el alto rendimiento.
  —¿Qué puede aportar el ingreso al Súper Rugby?
  —El Súper Rugby nos va a permitir tener un equipo en la máxima competencia todos los fines de semana, pero para que esto se mantenga y podamos competir a ese nivel, todo el rugby argentino debe crecer. La UAR debe dar las herramientas para que mejoren las escuelas de rugby que se desarrollan en los clubes. Así, si todos crecen, también crece la base de jugadores.
  —Es evidente que el trabajo de los Pladares está dando resultados ¿Se puede optimizar aún más?
  —Claramente y tenemos que trabajar para que sea cada vez mejor. Uno de los puntos importantes que te marcaba es la relación entre Pladares y clubes: somos un plan mixto y debemos trabajar juntos por el bien de los jugadores. A ellos se los exige en todos los niveles. Todos queremos ganar, pero a ellos no se les debe exigir ganar: se les debe enseñar a ganar. Por eso cuanto más recursos les demos, más cerca estaremos de tener éxito.

 

Fuente: Diario La Capital (Rosario)

Comentarios