Más noticias
Domingo 09 de Octubre de 2011

En General Alvear inventaron un medidor de riego con 5 pesos

Son estudiantes de segundo año de la Escuela de Agricultura. El dispositivo está elaborado con material reciclado y ya fue patentado. Se puso a prueba en 20 fincas. Esa idea les valió el Premio Junior del Agua  

Pablo Iriarte (17) y Guillermo Pereira (17), con la tutoría de la profesora Patricia Gutiérrez, de la Escuela de Agricultura de la UNCuyo, obtuvieron el primer Premio Junior del Agua en Mendoza por el invento del “dispositivo de control de riego” (DCR).

En su tercera edición, el galardón especial premia la investigación y propuestas relacionadas con el agua, su entorno natural y los usos humanos.

Pero más allá de este proyecto ganador y las posibilidades que tienen los jóvenes alumnos de competir en la instancia nacional, de resultar ganadores representarán al país en el Stockholm Junior Water Prize, que cuenta con el real patrocinio de la corona sueca y es el certamen juvenil más importante del mundo en la temática del agua.

El proyecto nació como una idea para participar en un concurso. Actualmente está a prueba en 20 propiedades del departamento y con mucho éxito.

En pocas palabras, el dispositivo permite medir cuál es la eficiencia del riego.

“Los aparatos convencionales tiene un alto costo (unos 300 dólares) por la electrónica, este dispositivo a nosotros nos costó $5”, dijeron a dúo Guillermo y Pablo.

El DCR es una herramienta sencilla pero eficaz. Usa elementos simples y al alcance de todos: dos botellas plásticas invertidas, telgopor y una varilla de PVC, que en forma similar al pluviómetro recolecta el agua de lluvia y la mide. El dispositivo lo hace con el agua de riego en profundidad y también la mide desde la superficie por un simple elemento de flotación (boya de telgopor) con una escala graduada.

“Es una forma de hacer más eficiente el uso del agua”, añadió Pablo.

“Con el dispositivo, el productor puede saber si riega con poca o mucha agua y mejora para la siguiente vez que le toque regar”, acotó Guillermo.

Ambos estudiantes sueñan con convertirse en ingenieros agrónomos y no ven con malos ojos salir al ruedo como profesionales con el currículum engrosado por ser los inventores del DCR. “Sería muy bueno que se tenga en cuenta, que lo podamos vender”, comentaron.

Mientras llega ese día, y para evitar avivadas, ya iniciaron los trámites de patentamiento.

Otro premio para la vitrina

La Escuela de Agricultura tiene una larga y exitosa trayectoria en la obtención de galardones en Olimpíadas del Conocimiento, con numerosos premios a nivel nacional.

Lucía Gil Oroeta (15) y Caín González (15) contribuyeron recientemente con el segundo puesto en las Olimpíadas Argentinas de Ciencia Junior.

Ambos alumnos de noveno año pusieron a prueba, frente a estudiantes de todo el país, los conocimientos en física, química y biología y debieron sortear 4 días de agotadores exámenes prácticos en laboratorios, de resolución de problemas y pruebas teóricas.

“Son materias que nos interesan, por eso quisimos participar”, relataron.

Con dedicación full time, la preparación empezó a principio de año. “Nos juntábamos dos veces por semana”, añadió Caín y dijo que se intensificó en las vacaciones. “Ahí eran todas las mañanas”, contó Lucía.

Con la satisfacción del lugar obtenido en el certamen, ambos adolescentes aseguran que quieren ir por más y ya comenzaron los preparativos para lo que será el desafío en el 2012. “Ya empezamos a estudiar”, dijo el muchacho.
 

Comentarios