Más noticias
Miércoles 14 de Diciembre de 2011

En Malargüe impusieron el nombre de Eugenio Izsaky a una escuela de electromecánica

Ingeniero Eugenio Izsaky lleva por nombre la escuela 4-228 Técnica Electromecánica de Malargüe, en homenaje a quien dotara de energía eléctrica, en desde la década de 1930 a la entonces villa cabecera de este departamento, en tiempos que era un distrito sanrafaelino.

Ayer se realizó la ceremonia de imposición de nombre al establecimiento con la plantación de árboles en el predio donado por el municipio, destinado a la construcción de su edificio, ubicado en Villanueva y La Realidad, del barrio Nueva Esperanza.
Creada hace cuatro años la escuela funciona en una vivienda arrendada en la calle Uriburu al 900, cuenta con 144 alumnos de 8vo. y 9no de EGB3, 1ro y 2do polimodal.
 
“Este acto es una forma de simbólica de solicitar que en algún momento se contemple la posibilidad de ver concretado el sueño de contar con la infraestructura propia que tanto nos hace falta” expresó el Prof. Guillermo Gombau director de la institución.
La presencia de alumnos, docentes y padres en el terreno baldío tuvo como objetivo que la comunidad educativa fuera identificándose con su lugar de pertenencia, motivándose para solicitar los recursos necesarios al gobierno para que levante las paredes a raíz de la gran demanda de bancos que se registró de durante este año y que no ha podido ser satisfecha en razón de los reducidos espacios con que se cuenta en el local donde se dictan las clases.
 
La estreches de las aulas y del patio hacen que las clases de educación física tengan que dictarse en el centro polideportivo municipal y en el Club Deportivo, en tanto que las prácticas de taller se realizan en el local de la escuela Técnica Química Industrial y Minera, Gral. Manuel N. Savio.
 
La flamante denominación fue definida por los propios alumnos en el marco de una actividad interna para ese fin en 2009. Luego de analizarse distintas propuestas se escogió la de Izsaky en función de que su profesión era la electromecánica y su aporte a la comunidad fue transcendente.
 
Él era de origen húngaro, nacido en 1893. Hacia 1928 ya se encontraba radicado junto a su esposa y dos hijos en Malargüe. Luego de varios experimentos entre 1931 y 1932 logró dotarlo de energía eléctrica. A medida que el pueblo fue creciendo incorporó nuevos sistemas de generación hasta que en 1948 diseñó una turbina que funcionaba con el impulso del agua del canal Cañada Colorada. Tiempo después cedió al gobierno provincial el servicio. Falleció en 1958. Su obra de ingeniería funcionó hasta que en la década de 1980 se construyó la línea eléctrica Nihuil-Malargüe que, actualmente, provee de electricidad a la ciudad.
 
Rosa, hija del homenajeado, expresó “es un honor y una alegría inmensa este reconocimiento para él que hizo tanto, porque no solamente construyó la usina, sino que hasta tuvo un criadero de nutrias en Llancanelo. Era un verdadero visionario”.

Comentarios