Deportes
Miércoles 02 de Marzo de 2016

En River no paran con los sustos: el goleador se retiró de la práctica

El delantero sufrió un golpe en su rodilla y debió abandonar el trabajo para colocarse hielo. En principio no corre riesgo su presencia en el Superclásico del domingo ante Boca.

El delantero Lucas Alario, autor del gol de la victoria de River ante Independiente el lunes pasado (1-0), generó alarma este miércoles en el entrenamiento ya que sufrió un golpe en su rodilla y debió abandonar el trabajo para colocarse hielo, pero en principio no corre riesgo su presencia en el Superclásico del domingo ante Boca.

El atacante, que anotó tres tantos en cuatro partidos en el Campeonato de Primera División, chocó con un compañero y a la vez pisó mal minutos después de haber iniciado la práctica en el predio de Ezeiza y tras ser asistido por los médicos, se decidió que no continuara el entrenamiento.

Alario, de 23 años, se quedó al costado del campo de juego con hielo en su rodilla derecha, pero según trascendió sólo por precaución ya que no correría peligro su participación en el trascendental cotejo ante Boca, que se disputará el domingo desde las 17 en el estadio Monumental por la sexta fecha.

Por su parte, el uruguayo Tabaré Viudez, quien arrastra una pubalgia hace tiempo y que se infiltró para afrontar los entrenamientos, si bien en un principio respondió bien, hizo tareas diferenciadas y está en duda para ser de la partida ante el eterno rival.

Viudez, titular ante Rosario Central (3-3) y Trujillanos en Venezuela (4-0), estaba siendo cuidado por el DT Marcelo Gallardo para la seguidilla de partidos que se vienen, pero al primero no llegaría: Boca (domingo), San Pablo (jueves 10), Colón (domingo 13), The Strongest (miércoles 16 en Venezuela) y Banfield (sábado 19).

La buena para el DT es que podrá contar con seis jugadores que conforman prácticamente la base de todos sus equipos para compromisos de gran importancia como son el arquero Marcelo Barovero, los defensores Gabriel Mercado, Jonathan Maidana y Leonel Vangioni, el volante Leonardo Ponzio y el atacante Rodrigo Mora.

En el marco del entrenamiento desarrollado en el predio que River posee en Ezeiza, en el que los jugadores realizaron movimientos regenerativos y luego trabajos de precisión en espacios reducidos, llamó la atención las charlas individuales que mantuvo el Muñeco con algunos jugadores, en particular con Ignacio Fernández.

Después de su buen arranque en los torneos de verano, el refuerzo proveniente de Gimnasia de La Plata bajó su nivel a punto tal de que salió reemplazado en el entretiempo ante Godoy Cruz, luego no jugó ante Central y Trujillanos y recién entró unos minutos el lunes pasado ante Independiente.

Comentarios