Mundo
Viernes 07 de Agosto de 2015

En un pueblo de ancianos multarán a los que no cuiden su salud

El pueblo italiano de Sellia aprobó una ordenanza que establece la "prohibición de morirse" a sus vecinos, la mayoría ancianos, con el fin de frenar la despoblación. Además, impone el pago de más impuestos a quienes no se cuiden.
La ordenanza en esta pequeña localidad medieval en el que el 60 % de la población son ancianos de más de 75 años, la mayoría mujeres viudas, entró en vigor el miércoles y busca que los pobladores "se preocupen de su salud", explicó el alcalde Davide Zicchinella.
"Hemos hecho esta ordenanza no para bromear, sino de forma seria porque Sellia, como muchas localidades del sur de Italia, padece despoblación", defendió el jefe comunal, pediatra de profesión, en declaraciones que reproduce la agencia.
"La vida es un valor universal, pero en un pueblo pequeño cada uno debe hacerse cargo de su propia salud porque, además de tener un valor por sí misma, tiene un valor colectivo. Si un pueblo se hace pequeño, demasiado pequeño, no puede continuar en pie", agregó.
La ordenanza impone que aquellos vecinos que no se cuidan o que sigan hábitos perjudiciales para la salud deberán pagar más impuestos.
Preguntado sobre cómo identificará a quienes incumplan con la nueva disposición, el alcalde aseguró que su administración “tiene registros, sabe quién se hace análisis y quién no, quién se cuida o se descuida".
En Italia, la edad media de los habitantes supera los 44 años, según el Instituto de Estadísticas italiano, Istat, y la población registra en los últimos años un crecimiento prácticamente nulo, que tiene como consecuencia una población envejecida.

Comentarios