Policiales
Domingo 16 de Agosto de 2015

En una riña mataron a un joven de 21 años de un puntazo

Fue durante la madrugada en Cuadro Nacional. A la víctima le perforaron un pulmón. Por el homicidio hay un detenido. 

Una rencilla entre familias desencadenó una riña y el resultado fue un joven muerto producto de un cuchillazo.
Entre las heridas cortantes que le provocaron a Brian Ezequiel Morales (21), uno de los puntazos ingresó por el costado izquierdo del pecho con la suficiente fuerza para que la hoja perforara el pulmón.
Morales falleció en la madrugada de este domingo cuando lo trasladaban a la guardia del hospital Schestakow.
Por el homicidio, Edgardo Ariel Muñoz (22) fue detenido y trasladado a la División Investigaciones. Según fuentes allegadas al caso, el muchacho reconoció el hecho y el testimonio del amigo de Brian también lo implicó directamente. Mientras tanto la policía continúa tomando declaraciones y estaba abocada, entre otras medidas ordenadas por el juez Gabriel Ravagnani, a dar con el arma homicida que desapareció tras la gresca.  
La disputa que terminó con la vida de Brian ocurrió alrededor de las dos de la madrugada en Los Ranqueles 284 de Cuadro Nacional.
El muchacho caminaba junto a un amigo y al pasar frente a la vivienda de la familia Velázquez con la que mantenía acérrimas diferencias comenzó una discusión que rápidamente elevó la temperatura y pasaron de las amenazas a los hechos.
Según los testimonio, Muñoz que es cuñado de los Velázquez fue quien salió a escena y la situación se salió de control.
Durante la lucha Edgardo tomó el arma blanca y le aplicó varios puntazos a Morales con la mala suerte que en uno de los toques la hoja penetró hasta el pulmón izquierdo.
El detenido habría asegurado en su defensa que él no portaba un cuchillo sino que lo encontró en ese momento dando a entender que el portador del arma era Morales. Sin embargo todos los indicios que se hallaron por el momento lo tienen marcado como la persona que llevó el cuchillo a la pelea.
La policía tomó conocimiento del hecho por un llamado al 911 que daba cuenta de un joven que estaba tendido en el suelo todo ensangrentado.
Igualmente allegados a la víctima no quisieron esperar, cargaron al muchacho moribundo en una camioneta y partieron al hospital. A mitad de camino se cruzaron con los móviles policiales y la ambulancia, hicieron el traspaso del cuerpo y la unidad de emergencias retornó al Schestakow.
Pese a todos los esfuerzos, Brian Morales murió camino al centro asistencial.
Por el lado de Muñoz, al ver la obra de sus manos decidió ocultarse pero familiares lograron convencerlo de entregarse a las autoridades.
De acuerdo a fuentes policiales, la víctima tenía prontuario por distintos delitos y entre sus ropas le encontraron al menos 30 porros de marihuana. En tanto Muñoz sólo tenía como antecedentes una violación al Código de Faltas por ebriedad.
La causa por homicidio está en manos del juez Gabriel Ravagnani, titular del Tercer Juzgado de Instrucción de San Rafael.
Tiroteo
Las diferencias irreconciliables entre Brian Morales y la familia vecina era por una denuncia policial. Los Velázquez lo apuntaron al muchacho como la persona que les había tiroteado la vivienda. 

Comentarios