Más noticias
Martes 01 de Noviembre de 2011

Ensayan su muerte

La cadena británica estatal de televisión, BBC (British Broadcasting Corporation) ya está preparando la cobertura de los acontecimientos que rodearán al “Jubileo de Diamante”, que conmemorará, en junio del año que viene, los 60 años de reinado de la reina Isabel II. Pero al mismo tiempo, en una labor más callada, más delicada y menos festiva, un buen grupo de sus conductores, editores, columnistas y locutores está recibiendo entrenamiento para dar una noticia mucho más lúgubre: la muerte de Isabel.

La reina, de 85 años actualmente, goza de un impecable estado de salud, lo que la lleva todavía a realizar viajes alrededor del mundo, como los que hizo este año a Canadá o Australia. Sin embargo los británicos saben que no es eterna, y, precavidos y puntillosos como suelen ser, tienen preparado (y muchas veces ensayado) el esquema funerario. La Corte, el Gobierno, el Ejército, la policía, y los medios tomarán parte fundamental en el acontecimiento de quien fue elegida como “la británica más grande la historia”.

“Al igual que todas las organizaciones noticiosas, BBC ya tiene un plan. Estamos preparando a nuestros presentadores para que sepan cómo cubrir el triste acontecimiento”, dijo una fuente de la agencia británica al diario Daily Mail. Incluso en los cursos de preparación, a los conductores de los noticieros se les muestra en un vídeo a uno de sus colegas haciendo un falso anuncio sobre la muerte de la reina Isabel II, para que vean cómo debe hacerse en caso de que los sorprenda la noticia.

Con estos preparativos, la BBC quiere evitar lo que los ingleses consideraron una vergüenza y una gran falta de respeto: en 2002, al morir la madre de la reina, la reina Elizabeth, el conductor del noticiero hizo el anuncio usando una corbata roja, por lo que la cadena fue fuertemente criticada.

Los planes para el adiós se encuentran archivados bajo mil llaves, y con un nombre un código: “London Bridge”. Sus entresijos se pondrán en marcha en el mismo instante del fallecimiento: el primer ministro debe comunicarse con los gobernadores de la Commonwealth, la Corte debe iniciar el luto, las Fuerzas Armadas participarán de dos desfiles, la policía tiene que velar por la seguridad, el príncipe heredero debe prestar juramento, los jefes de Estado del mundo deben ser invitados.

Hasta la televisión tiene un procedimiento establecido: tras el anuncio, en las pantallas de la BBC aparecerá la fotografía de la reina bajo el fondo musical del himno británico. Hasta antes del entierro, planificado 12 días después del fallecimiento, BBC suspenderá todos los programas de entretenimiento.

Fuente: Perfil.com

Comentarios