Tránsito
Lunes 12 de Septiembre de 2016

"Enseñamos a no ser pelotudos como fuimos nosotros"

Fueron víctimas de accidentes graves. Tuvieron largas internaciones y están inmovilizados, pero activos. Escribieron un libro y dan charlas en las escuelas para que no haya chicos accidentados en motos

Dos vidas. Ángel Roberto Correa y Luis Alberto Leal tienen dos vidas cada uno. Están divididas por un antes y un después, marcadas por un instante dramático.

Ambos son jóvenes, ambos eran muchachos activos y alegres. Ahora buscan que otros jóvenes como ellos no pasen por su misma experiencia, de la que no hay retorno.

Ángel Roberto Correa cumplirá 25 años en octubre. Hasta la madrugada del 18 de junio de 2011 era un muchacho normal, robusto, de 1,85 de altura, abanderado de la escuela San Martín Labrador, de Barriales. "Hacía trabajos pesados, porque siempre fui resistente, y los fines de semana trabajaba de patovica en un boliche".

Esa madrugada, como a las 3, regresaba en su moto de un asado con amigos y estaba ebrio. Volvía a su casa de Medrano. Llevaba el casco puesto, pero sin sujetarlo con la correa. En la rotonda de Barriales perdió el equilibrio y cayó. Sufrió un traumatismo de cráneo que lo tuvo en coma e inconsciente un mes. Quedó cuadripléjico. El primer año estuvo en tratamiento de rehabilitación en la fundación San Andrés "Un día pude decir la palabra helado y el psicólogo que estaba conmigo lloraba y saltaba de alegría".

Luis Alberto Leal tiene 24 años. Vive en Rivadavia. Estudiaba y trabajaba hasta la madrugada del 29 de marzo de 2009. Esa noche regresaba en su moto de un cumpleaños de 15, en La Reducción. No había bebido mucho, pero hacía dos días que no dormía. "Me quedé dormido mientras manejaba. Me encontraron inconsciente un rato después".

Fue llevado primero al hospital Saporiti y después, al Central. Estuvo tres meses en terapia intensiva. "El otro día me encontré con el médico que me llevó en la ambulancia al hospital. Yo no sabía quién era, pero él me reconoció y me contó que cuando me trasladaban al hospital él le decía al chofer: apurate, porque este chico ya se cortó". Sufrió lesiones irreversibles en la médula y está paralizado desde la mitad del pecho hacia abajo.

Ángel y Luis concurren a CADIM, y comenzaron a dar charlas en las escuelas. Ahora escribieron un libro, que tendrá en breve una edición digital. Se titulará El poder de los sueños. Dicen: "Es un instante que te cambia toda la vida. Queremos que los jóvenes no sean unos pendejos pelotudos como fuimos nosotros". La intención de CADIM es imprimir algunos ejemplares, pero, especialmente, que el mensaje llegue a los más jóvenes. Para ello Ángel y Luis ya han dado algunas charlas en escuelas.

Sobre ruedas
Ambos están en silla de ruedas. Ambos viajaban en moto cuando se accidentaron. Tienen lesiones distintas, pero a los dos la vida les ha cambiado rotundamente.

Luis tiene una lesión en la médula espinal. Desde la altura del abdomen hacia abajo no siente nada. "A veces calor o frío y una especie de dolor", cuenta.

Ángel sufrió una lesión cerebral. Ha logrado mover el brazo derecho, estar parado "27 minutos, que para mí fue todo un éxito" y habla con alguna dificultad, aunque también va mejorando.

Pero, más allá de que con enorme esfuerzo sus condiciones de vida vayan mejorando o adaptándose cada vez más, no pueden volver el tiempo atrás y ser que fueron antes de ese instante trágico.

Entonces, quieren tratar de evitar que otros los sufran, que tomen conciencia antes de que ocurran.
"A eso apunta esto: contar nuestras historias y que las personas tomen conciencia. Que un acto absurdo les puede costar la vida o dejarlos con lesiones irreversibles. Eso sin contar con el dolor que sufre la familia. Al menos nosotros dos, no herimos ni matamos a nadie en el accidente. Las consecuencias solo las sufrimos nosotros", dice Luis.

Los dos terminaron sus estudios secundarios después de sus accidentes de tránsito.

Ambos trabajan todos los días sobre ellos mismos, para superarse y no se quejan. Siguen viviendo y quieren que nadie repita sus errores.

Comentarios