San Rafael
Martes 31 de Enero de 2017

Entre llantos, Karina Toledo reclamó justicia por el crimen de su mamá Roxana

Un día antes del juicio se llevará a cabo una marcha en el kilómetro Cero para recordar el asesinato de Roxana Toledo.

Con tan sólo 21 años, Karina Toledo enfrentará el primero de marzo su peor pesadilla cuando se reencuentre en Tribunales con los hermanos Guido y Marcos Forconi y Juan Carlos Bravo, los tres procesados por el asesinato de su mamá, Roxana Toledo, que murió de un disparo la noche del 16 de abril de 2015 en la esquina de Alberdi y Balcarce durante un asalto a mano armada.
La joven, que sigue trabajando en la panadería Belén, ahora como encargada de una de las sucursales, convocó a una marcha que se realizará el 28 de febrero a las 20 en el Kilómetro Cero. La idea es recordar el terrible crimen y pedir justicia por su mamá.
Es que en el entorno de la familia Toledo sólo cabe una sanción ejemplar para los imputados y Karina reclama la prisión perpetua, por lo menos para los hermanos Forconi, sindicados como los que cometieron el robo ya que Bravo fue el conductor del auto que persiguió a la camioneta desde Salto de Las Rosas hasta el lugar donde se cometió el crimen.
La carátula de la causa es "homicidio agravado criminis causa" (significa que se mató para encubrir otro delito, en este caso el robo) en concurso real con robo, y los acusados arriesgan una condena a prisión perpetua. "Queremos que se mantenga durante el juicio lo que permitiría una condena a perpetua para los culpables", dijo Karina a UNO San Rafael. Ella se enteró de la muerte de su mamá después de un examen en la facultad, donde estudiaba abogacía. Se tuvo que hacer cargo de sus tres hermanos, todos menores de edad, y juntos fueron a vivir a la casa de su tía, una de las hermanas de Roxana.
Entre llantos recordó que "mi mamá era todo en mi vida y en la de mis hermanos" y agregó que "todos empezamos terapia para resolver esta situación que por ahora no pudimos superar".
Karina tuvo que abandonar sus estudios y se dedicó de lleno a la panadería, en el mismo lugar donde trabajaba su mamá. Eso sí, aclaró la joven, "pedí el traslado porque la sucursal de la avenida Balloffet me traía muchos recuerdos".
"Conocí a las hermanas de los Forconi, trabajé con ellas pero después del crimen nunca las volví a ver" y añadió que "siento que ellos no tienen remordimiento de nada y eso lo comprobé durante la última audiencia donde se fijaron los términos para el inicio del juicio".
Fueron dos largos años desde que ocurrió el fatídico hecho y para Karina "la instrucción fue muy lenta porque las defensas planteaban nulidades permanentemente".
Lo cierto es que esta joven asistirá a todas las audiencias del debate y mencionó que "espero que la gente nos acompañe en este pedido de justicia y que los culpables cumplan con la totalidad de la condena".

Carteles

Para la marcha, Karina pidió que la gente lleve carteles pidiendo justicia para su mamá y agradeció el apoyo de todos sus amigos y familiares.

Parte acusadora

El Estado representado por el fiscal Norberto Jamsech y Karina por su familia serán la parte acusadora en el juicio.

Incógnita

De ser condenados los tres acusados, los jueces deberán resolver el destino de Juan Carlos Bravo, que por seguridad sigue detenido en la sede de Investigaciones.

Comentarios