Espectáculos
Miércoles 14 de Septiembre de 2011

Era el bebé de Nirvana

A lo largo de los años, Spencer Elden (hace 20 años el bebé que fue tapa del disco Nevermind ) tuvo que responder una y otra vez acerca de una foto que conoce más por recuerdos ajenos que propios. Pero no parece renegar de la situación. Es más, la ha recreado en dos oportunidades: cuando tenía 10 y cuando tenía 17, ambas para tapas de revista.

Hoy, 20 años después, ya puede tomarse el asunto con una perspectiva menos solemne e incluso con sentido del humor, al oír que alguien lo señala como “el bebé con el pene más famoso del mundo”.

Lo que Spencer Elden prefiere, en todo caso, es que ese hecho fortuito no empañe ni condicione su promisoria carrera como diseñador y artista visual. Porque más allá del rótulo de “chico de la tapa”, hay un camino propio que comenzó a trazar en el campo plástico desde hace algunos años. Un arte urbano que trabaja sobre figuras ligadas a la cultura del skate, los tatuajes y el pavimento, como calaveras, gángsters y vampiros.

Los trabajos que cuelga en su Flickr lo muestran cómodo en técnicas provenientes del universo gráfico del arte pop, como el graffiti, el stencil, el collage o el cómic. Allí hace convivir a los colores estridentes con registros más opacos sin perder el impacto. Aunque aún es joven y tiene mucho para desarrollar, Elden ya ha conseguido algunos logros remarcables, como trabajar junto al prestigioso y a la vez controvertido diseñador Shepard Fairey​, mundialmente conocido por su campaña gráfica para Barack Obama​.

La historia de la foto

Una noche de 1991, los integrantes de Nirvana veían televisión en un descanso de las grabaciones finales de Nevermind. El zapping los llevó a un documental sobre partos bajo el agua, un concepto lo suficientemente fuerte para decidir allí mismo, frente a los rayos catódicos, que la tapa de su inminente disco debía tener un bebé sumergido en el agua.

Se lo comentaron a Robert Fisher, encargado del departamento de arte del sello Geffen, que a partir de allí comenzó a buscar imágenes del estilo. Pero ninguna convenció demasiado al grupo, de modo que solicitaron al fotógrafo Kirk Weddle que tomara él mismo una instantánea de esas características.

Para realizar la toma, Weddle pensó en Renata y Rick Elden, una pareja amiga que pocos meses atrás había tenido un hijo. Ellos aceptaron la propuesta y se dirigieron a una pileta junto a su pequeño Spencer. De aquella sesión de fotos, el grupo quedó satisfecho con una en particular.

Más tarde optaron por agregar a la imagen un anzuelo del que cuelga un dólar. El resto, como se dice, es historia: con ese disco, Nirvana desplazaba al pop de los primeros lugares en las listas e instalaba el grunge en las masas, al tiempo que esa portada se convertía en un ícono generacional.

                                                                                                                                         Como dicta el calendario, Nevermind cumple 20 años.

Fuente:

lavoz.com.ar

 

Comentarios