Más noticias
Sábado 14 de Febrero de 2015

Escala la guerra en Ucrania poco antes de la vigencia del armisticio

Los prorrusos, que cuentan con potente artillería, intentan tomar un nudo ferroviario de alto valor estratégico, Debaltseve. El cese del fuego debería comenzar a la medianoche de hoy.

Las fuerzas separatistas en el este de Ucrania, armadas y apoyadas por el ejército ruso, lanzaron una intensa ofensiva para capturar el nudo ferroviario de Debaltseve antes de que entre en vigor el cese del fuego pactado este jueves. El acuerdo manda que ambas partes deben detener sus hostilidades a la medianoche de hoy. Murieron desde el jueves al menos 25 personas, pero el número real podría ser mucho mayor. El uso intenso de lanzacohetes, artillería y tanques de parte de los rebeldes prorrusos, las tropas rusas que los apoyan y del ejército de Ucrania, han dado al conflicto todas las características de una guerra a gran escala.

La lucha estalló nuevamente a mediados de enero, cuando los rebeldes prorrusos lanzaron una ofensiva y sepultaron el anterior armisticio, con el decisivo apoyo logístico y operacional del ejército ruso. En esa ofensiva se formó el saliente de Debaltseve, nudo ferroviario estratégico que el mando prorruso-ruso desea tomar antes de la entrada en vigor del armisticio. Por esto los combates, ya de por sí intensos, escalaron desde que se firmó el nuevo armisticio en Minsk, capital de Bielorrusia, el jueves pasado bajo los auspicios de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia. Empero, ninguno de los gobernantes puso la firma al documento, rubricado por el llamado "Grupo de Contacto", que integran la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) y Rusia, más la delegación de Kiev y los rebeldes prorrusos.

Cañoneo sin pausa. Pero la inminente aplicación del cese de fuego solo agudizó la guerra, en especial el esfuerzo prorruso y ruso sobre Debaltseve. La ciudad fue cañoneada en las 24 horas posteriores al acuerdo de Minsk, dijeron militares ucranianos. El ataque continuaba ayer. El vocero militar ucraniano Andriy Lysenko señaló que 11 soldados murieron y 40 resultaron heridos el jueves. Las autoridades locales leales al gobierno central de Kiev reportaron a su vez por lo menos ocho civiles muertos, mientras los rebeldes dijeron que siete murieron en las ciudades de Lugansk y Horlivka. Todas estas cifras resultan imposibles de verificar y existe la impresión de que son solo conteos parciales de bajas. Periodistas de Associated Press observaron ayer intenso cañoneo en la carretera al norte de Debaltseve, que permanece como el único vínculo entre el resto de Ucrania y esa ciudad bajo asedio. Según Kiev, en esta zona hubo 25 ataques de lanzacohetes tipo Grad y fuego de artillería. El armisticio indica que ambas partes deben detener las hostilidades apenas iniciado el domingo (a las 18 de hoy en Argentina).

Según el viceministro de Defensa ucraniano, Petro Mekhed, los separatistas se habían propuesto izar su bandera sobre Debaltseve y la ciudad portuaria de Mariupol, en el sur, antes de esa hora. Este doble objetivo parece lejano, dado que Mariupol se vio reforzada esta semana por una confraofensiva ucraniana y la carretera que ingresa en Debalteseve sigue en manos ucranianas. Pero los rusos informaron haber capturado el pueblo de Lohvynove, junto a la carretera al norte de Debaltseve. Associated Press vio ayer por la mañana los restos de dos camiones militares ucranianos cerca de Luhanske, a 10 kilómetros de Lohvynove. El batallón ucraniano "Donbass", que participa en los combates en torno a Lohvynove, dijo en un comunicado que combatientes capturados confirmaron la presencia de tropas rusas en los enfrentamientos. Moscú niega que proporcione armas y soldados a las fuerzas rebeldes, aunque la gran cantidad de armamento pesado y de todo tipo a disposición de los separatistas niega esa afirmación. Rusia comparte además una amplia zona de frontera con los rebeldes prorrusos, en el extremo este de Ucrania. Precisamente uno de los puntos del armisticio de Minsk establece que Kiev debe volver a tener el control de esa frontera, algo que pocos creen factible. Por otro lado, las tropas ucranianas dijeron haber recuperado un puñado de aldeas a orillas del mar de Azov, al este de la amenazada ciudad portuaria de Mariupol.

Militares rusos. No solo Kiev señala la presencia de tropas y material ruso, algo que explica las últimas victorias en el campo de batalla y que la iniciativa esté casi siempre en manos rebeldes. Estos estaban en retirada y habían perdido numerosas batallas hasta que el 28 de agosto Ucrania denunció un masivo ingreso del ejército ruso. La Otán y EEUU corroboraron la denuncia con imágenes satelitales. Según el comandante del ejército de EEUU en Europa, Ben Hodges, la intervención directa de Rusia es "obvia" en la batalla de Debaltseve. Según Kiev, 1.500 soldados rusos y 300 piezas de artillería, blindados y vehículos de rueda de todo tipo llegaron a Ucrania solamente entre los días 7 y 8 de febrero. Según analistas occidentales, infantes de marina rusos estarían combatiendo en Ucrania. Estos soldados de élite ya tuvieron un rol destacado en la anexión de Crimea a inicios del año pasado. Según imágenes de TV de canales rusos, los infantes de marina rusos combatieron asimismo en la captura del aeropuerto de Donetsk, el pasado 20 de enero. El aeropuerto quedó en manos rebeldes el 22 de enero, una vez que se retiraron los infantes de marina rusos de ese sector. Ahora estarían acompañando a las unidades rebeldes en el frente de Debaltseve. Como otra prueba de la presencia rusa, el presidente de Ucrania Petro Poroshenko presentó la semana pasada ante la prensa una decena de pasaportes rusos tomados a prisioneros de guerra.

Comentarios