Zona sur
Domingo 06 de Diciembre de 2015

Escándalo en Malargüe: dos mujeres atropellaron a tres personas y creen que fue intencional

Habían discutido a la salida de un boliche. Las víctimas quedaron internadas con fracturas pero una chica debió ser trasladada a San Rafael de urgencia porque está embarazada. Casi linchan a la conductora y su acompañante

Un increíble suceso sacudió a Malargüe en la mañana del sábado, dos mujeres se subieron a un auto y embistieron a tres personas con las que habían estado discutiendo a la salida de un boliche. Una de las chicas atropelladas está embarazada.
Mientras las víctimas quedaron inconscientes y mal heridas tendidas en el piso, una turba intentó tomar justicia por mano propia y atacó a la conductora  y su acompañante dentro del auto. Las salvó la policía.
Las tres víctimas sufrieron fracturas entre otras lesiones y en el caso de Delia Arroyo (22) y Saúl Pavés (18) quedaron internadas en el hospital Regional en Malargüe. En cambio Jennifer González (23) tuvo que ser trasladada al hospital Schestakow en San Rafael porque además de la gravedad de las heridas, corría riesgo el embarazo.
De acuerdo a la información policial, el incidente comenzó a la salida de Alquimia, un boliche bailable malargüino.  Las dos mujeres mantuvieron una fuerte disputa verbal con Arroyo, Pavés y González.
En principio todo quedó en una simple discusión pero cuando los tres iban de regreso a casa, cerca de las siete de la mañana en Adolfo Puebla al 950 de la ciudad sureña, un Fiat Uno les pasó por encima.
Producto del violento impacto, los tres quedaron tendidos en el suelo totalmente inconsciente y con fracturas en distintas partes del cuerpo.
Un vecino que observó lo ocurrido, dio a viso al 911 y en cuestión de segundo un móvil de la Comisaría 24 estaba en el lugar. Sin embargo otro grupo de personas se acercó al sitio del choque y tomaron represalias contra las mujeres que aún estaban dentro del auto. Con piedras y cuanto tenían a mano, comenzaron a destruir el Fiat. En medio de la turba enardecida, los efectivos tuvieron que pedir refuerzos a otras dependencias y entre todos lograron calmar a los vecinos y rescatar a la conductora y la acompañante.
Mientras las víctimas eran trasladadas al hospital, las dos mujeres fueros conducidas a los calabozos de la seccional malargüina y permanecieron detenidas hasta que declararon ante la fiscal Correccional Florencia De Diego.
Para completar el combo de situaciones extrañas, la policía informó que un hombre se presentó en la comisaría para denunciar que unas mujeres con las que había pasado gran parte de la noche tomando unos tragos en la casa le habían sacado el auto sin su autorización. El denunciante era el propietario del Fiat Uno y las dos féminas, quienes lo conducían cuando atropellaron a Pavés, Arroyo y González.      
Además de la causa por lesiones culposas graves, y el hecho de que las mujeres se llevaron a escondidas el vehículo, la fiscal De Diego investiga si el incidente fue intencional. Llama poderosamente  la atención que todos los involucrados mantuvieron una áspera discusión en la previa del accidente.    
Según la información policial, la mujer que iba al mando del Fiat, tiene varios antecedentes.   

Comentarios