Economía
Sábado 29 de Octubre de 2011

Especialistas de la UNCuyo le pusieron el pecho a la medición de la inflación que hace la provincia

Ante la duda planteada por los datos que brinda el Estado, el Gobierno pidió a la Facultad de Ciencias Económicas una auditoría del proceso de medición del IPC. Tiene “validez y confiabilidad”, fue la conclusión del informe.

"El Indíce de Precios del Consumidor (IPC) medido por la DEIE tiene validez y confiabilidad", destacaron especialista de la UNCuyo tras una auditoría que se realizó a esa modalidad, que es la que usa Mendoza para medir mensualmente la inflación en la provincia.

El gobierno de Mendoza comenzó a medir el IPC en enero de este año. En el afán de transmitir transparencia a esta cuestionada tarea, pidió a la facultad de Ciencias Económicas de la UNCuyo auditar el proceso.

El trabajo ya fue terminado y refleja para la UNCuyo que el Índice de Precios del Consumidor tiene “validez y confiabilidad”. Así lo resaltó el coordinador del Consejo Asesor Económico Productivo, Nestor Ferrari, que trabajó durante estos últimos meses en análisis metodológicos junto a un grupo de especialistas de esa casa de altos estudios.

“El índice de precios al consumidor calculado mensualmente por la Provincia tiene validez y tiene confiabilidad. Mide lo que pretende medir que es la evolución del índice de precios”, agregó Ferrari.

El concepto de validez implica que el Índice de Precios al Consumidor Gran Mendoza (Base 2010 = 100) debería medir razonablemente aquello para lo cual ha sido diseñado, sin perjuicio de las limitaciones señaladas en la revisión y la necesidad y/o conveniencia, en su caso, de las mejoras propuestas, indica el informe.

En lo que respecta a la confiabilidad, puede considerarse una medida como confiable cuando arroja resultados congruentes y relativamente exentos del error aleatorio. “En tal sentido la cantidad y diversidad de informantes y el gran número de informaciones sobre precios que se toman para el cálculo mensual permiten considerar que los resultados son consistentes”, coincidieron los especialistas de la UNCuyo.

“No hay un juicio concluyente: primero se analizó la metodología, y luego la recolección y procesamiento de la información. La primer conclusión es que la Provincia usa una metodología profesional con personal idóneos”, resumió Mercau.

Después de este visto bueno, la intención del gobierno es comenzar a medir la canasta alimentaria. “El primer paso fue afianzarse en la medición del IPC pero que la idea es también medir los precios de alimentos ya que a partir de ese número se pueden calcular los niveles de pobreza e indigencia”, precisó el ministro de Producción, Raúl Mercau.

No obstante, los peritos auditores anticipan que inevitablemente exigirá una adaptación en función de los cambios en la canasta de consumo, sobre todo el llamado “efecto sustitución” entre bienes de utilidad similar.

“En función del análisis metodológico uno puede concluir que se está midiendo la evolución del índice de precios en el Gran Mendoza, que incluye validez porque se están relevando más de 20 mil precios. Esto implica que no hay un error aleatorio que pueda desviar la información”, agregó Ferrari.

Según Mercau, el año base del nuevo IPC es el 2010 y comienza a publicarse sistemáticamente a partir de enero de este año. “Es decir que en los nueve meses estamos hablando del 16,8% de inflación respecto de diciembre de 2010 y respecto al mismo mes del año anterior estamos hablando de 22,8%”.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, el IPC mide el nivel y los cambios, a lo largo del tiempo, de los precios de un conjunto de bienes y servicios que se consumen en los hogares y que se utilizan directa o indirectamente para la satisfacción de las propias necesidades.

Fuente: Ministerio de la Producción
 

 

Comentarios