Deportes
Jueves 18 de Agosto de 2016

Estaba ahogado y reflotó su vida

Santiago Lange supo volver a vivir. Junto con Cecilia Carranza Saroli, el navegante nacido en San Isidro quedó en la historia de los Juegos Olímpicos para nuestro país.

Las lágrimas aprovecharon los surcos en la cara para navegar hacia abajo. La melodía del himno argentino sonaba más rápido, mientras se levantaban tres banderas y la más alta era celeste y blanca.

La cara de Santiago Lange, curtida por tantos días y tantos años de vientos de mar, no podía contener la emoción. La derramaba. Y contagiaba.

El hombre abrazaba a una chica de 29 años, compañera de navegación. Cecilia Carranza Saroli también lloraba y miraba con admiración a ese hombre de 54 que tenía al lado.

Son de generaciones diferentes, pero se embarcaron en la aventura de subirse a un Nacra 17 para ganar en esa categoría la medalla de oro de los Juegos Olímpicos.

Para Santiago, fue la tercera, luego de ganar el bronce en Atenas 2004 y en Pekín 2008 en la clase Tornado, con Carlos Espínola.

Las historias de Santiago y de Cecilia están ligadas por el agua. Desde chicos navegaron, pero la secuencia vivencial de Lange está asociada a una película.

En su San Isidro natal, en la provincia de Buenos Aires (nació el 22 de setiembre de 1961), sus padres lo hicieron vivir una infancia de navegante. Creció viendo botes y barcos. Como consecuencia, sus estudios se concentraron en la ingeniería naval. Estudió y se recibió en la Universidad de Southampton, en Inglaterra.

En 1986, fundó la empresa Lange Internacional, para la que diseñó los Optimist Lange, Europa Lange y Snipe Lange, barcos del mejor nivel internacional, exportados a más de 40 países, con los que distintos timoneles se consagraron 7 veces campeones mundiales.

Cuenta el mismo Santiago que en una época dura de su vida se separó de su esposa y no tenía dónde vivir. Un amigo le prestó un barco que estaba en el muelle y "estuve viviendo en el barco durante 4 años. No tenía un peso para irme a otro lado".

En sus logros deportivos, a los 15 años se consagró Campeón Argentino Clase Optimist, título que volvió a ganar en 12 oportunidades más en diferentes categorías. Estuvo en 30 campeonatos mundiales. Cinco veces fue campeón sudamericano en diversas categorías; tres veces, campeón Mundial de la Clase Snipe (1985, 1993 y 1999), y campeón mundial (2004) y subcampeón (2006) en clase Tornado. Logró el primer puesto en el Campeonato Princesa Sofía en tres ocasiones y muchos torneos internacionales en Francia, Italia, Suecia, Inglaterra y EE.UU. También fue Campeón Europeo en clase Tornado (2002) y se colgó 2 medallas de plata en los Juegos Panamericanos (1987 y 1995).

Recibió el premio Olimpia en seis ocasiones y tres veces el premio Konex.

El año pasado en Barcelona se descompuso y se le detectó cáncer de pulmón. Fue Cecilia la que llamó al médico.

Fue operado en esa ciudad española (el mismo día de su cumpleaños en 2015) y Santiago recuerda: "Durante seis meses me dediqué en exclusiva a mi enfermedad. Solo pensé y trabajé para operarme en el lugar adecuado y tomar las decisiones correctas. En realidad, yo no me quería operar, no quería creer a los médicos".

Uno de los hijos de Lange contó: "A los 10 días ya andábamos en bicicleta, se notaba el gesto de dolor, pero le ayudó mucho para la recuperación en España".

"En las primeras regatas que hice no me sentí bien, no estaba en una buena forma física y no podía saber cómo iba a estar más adelante. Pero Cecilia me invitó a navegar juntos y acepté porque me interesó el Nacra".

Con la clasificación asegurada para competir en Río 2016, decidió mudarse a Río de Janeiro para ambientarse a las aguas y para no tener que trasladarse y gastar en viajes largos.

Su largo camino olímpico dice que compitió en seis Juegos Olímpicos: en Seúl 1988 fue 9º en Soling con Pedro Ferrero y Raúl Lena; en Atlanta 1996, 9º en Laser; en Sidney 2000, fue 10º en Tornado con Mariano Parada; en Atenas 2004 y en Pekín 2008 logró sendas medallas de bronce en Tornado con Carlos Espínola.

Y en Río de Janeiro 2016 llegó la medalla de oro en Nacra 17 con Cecilia Carranza Saroli. Para la historia.

Fue la primera de oro en vela y su tercera medalla. Para Cecilia representó la 13ª medalla de oro de una mujer argentina. Fue 2ª en el historial de los Juegos Olímpicos, justamente en Río, donde Paula Pareto ganó el oro en yudo.

Santiago Lange es el ejemplo de superación deportiva. Las lágrimas en los surcos son el testimonio.

Fuente: Diario UNO Mendoza

Comentarios