Más noticias
Martes 18 de Octubre de 2011

Estalló la guerra entre ATE y la Municipalidad de Guaymallén por los aportes de filiación de los empleados

La relación entre la comuna dirigida por el peronista Abraham y el sindicato de Raquel Blas siempre fue tormentosa, pero ahora se agravo por el impulso de la comuna de sacarle afiliados a ese gremio.

Por Javier Polvani

Terminó en guerra una conciliación obligatoria entre la Municipalidad de Guaymallén y la Asociación de Trabajadores del Estado en conflicto por los aportes de afiliación de empleados de la comuna al sindicato y por reivindicaciones salariales. El lunes el municipio gobernador por el peronista Alejandro Abraham envió a un dependiente del área de Liquidaciones a llevar unas 40 desafiliaciones de trabajadores comunales a la sede de ATE de calle Belgrano y detonó una bomba en medio de la conciliación.

La conducción gremial denunció que la maniobra que intentó la comuna es ilegal y que forma parte “de un régimen de apriete permanente que existe en esa Municipalidad sobre los afiliados de ATE”, sostuvo la titular del gremio, Raquel Blas. Al mismo tiempo que surgía el episodio que indignó a la representación sindical, la Subsecretaría de Trabajo tramitaba la notificación al gremio de un pedido de prórroga de la audiencia de conciliación fijada para este martes.

El gremio se notificó en la tarde del lunes de la prórroga y de inmediato planteó que pedirá la caída de la conciliación y retomará las medidas de fuerza depuestas mientras se llevaba adelante la negociación en el marco de la Subsecretaría de Trabajo. “El Municipio tiene su arreglo con el Sindicato de Trabajadores Municipales (competencia de ATE en el ámbito gremial). Pero que venga un empleado de Liquidaciones a traer fichas no me ha pasado nunca, es insólito”, denunció Blas.

La relación de la comuna de Abraham y el sindicato de Blas es tormentosa desde siempre. ATE tiene un juicio en marcha por $1.800.000 como consecuencia de que acusa a la administración justicialista de no depositar los aportes de los afiliados a la entidad gremial, que tiene unas 400 fichas en el ámbito del municipio. Por primera vez, este mes, la Municipalidad les hizo el descuento de la cuota sindical a los empleados que voluntariamente están afiliados a ATE.

Uno de los reclamos de los municipales alineados con los Trabajadores del Estado es que se elimine el pago de una parte del sueldo a través de tickets alimentarios, una modalidad que fue sacada de circulación legal por la ley que impulsó Héctor Recalde, diputado de la CGT de Hugo Moyano. En la audiencia de conciliación suspendida la comuna también debía hacer una oferta de aumento salarial.
 

Comentarios