País
Sábado 08 de Octubre de 2016

Evaluación de la DGE: hay chicos de 3º que no identifican letras

El plan "Mendoza evalúa para aprender" también reveló que alumnos de séptimo grado no logran resolver problemas matemáticos cotidianos ni infieren información implícita.

Se confirmó lo que se esperaba y no es buena noticia: los alumnos mendocinos de tercer grado no identifican las letras y leen como si estuviesen en segundo grado, mientras que los de séptimo no consiguen resolver operaciones matemáticas cotidianas, ni pueden interpretar textos para hacer inferencias.
Esto es lo que se desprende del operativo "Mendoza evalúa para aprender", que el Gobierno implementó en agosto con 66.745 alumnos de escuelas estatales y privadas de la provincia, cuyos resultados se conocieron ayer.
Después de anunciarlo reiteradas veces, casi como para alertar a docentes y directivos de lo que evaluarían, desde la Dirección General de Escuelas destinaron 3 días para conocer cómo leen, operan y analizan los alumnos mendocinos. El resultado no fue alentador. El 42% de los chicos de tercer grado no reconocen las letras, esto es la correspondencia entre el fonema y el grafema. El de-sempeño lector obtenido en chicos de tercero (la evaluación se hizo en la segunda mitad del año escolar) es propio de segundo grado.
"Los chicos tienen incorporada la linealidad de la lectura y apelan a la anticipación lectora con palabras que conocen, pero cuando el texto se complejiza o incluye palabras que no conocen, no pueden identificar las letras para leerlas", explicó Celia Chaab, directora de Evaluación de la Calidad Educativa. Para resolver esto, acotó, "ya se aplica y se va a intensificar el año que viene el programa Dale, de fortalecimiento de la alfabetización y política de lectura con estándares definidos con Ana María Borzone".

No resuelven problemas
A los 29.283 alumnos de séptimo grado evaluados en matemáticas y lengua los iguala una dificultad: no logran resolver situaciones que requieran poner en juego más de una destreza.
Al resolver operaciones esto se demuestra claramente. Cuando los datos son explícitos y los problemas implican una sola cuenta, el porcentaje se mantiene elevado. Sin embargo, cuando los problemas requieren de más de una cuenta, los logros disminuyen considerablemente: sólo se alcanza un 33% de éxito.
Entre los mayores escollos está también la medición. No logran poner la matemática al servicio de la resolución de problemas como por ejemplo calcular áreas o establecer equivalencias.

No ven la información implícita
Si a quienes comenzarán la secundaria en el 2017 se les consulta sobre datos e información que aparece literal en el texto, podrán encontrarlos; ahora, si la respuesta supone inferir algo que se desprende del texto, entonces ya no pueden responder. Esto también se manifiesta en los resultados de la evaluación, que demostró que sólo el 42,05% de los evaluados lograron inferir información implícita. "Es preocupante que nuestros chicos no puedan leer un texto e interpretar la intención de lo que quiere comunicar un autor. Eso también los vuelve ingenuos", analizó Chaab, y apuntó que cargarán secuencias didácticas al portal de la DGE para que los docentes puedan aplicarlas.

info.gif



Comentarios