Espectáculos
Sábado 10 de Septiembre de 2011

Evitó la cárcel

La cantante mexicana Paulina Rubio, la "chica dorada", logró evitar ir a juicio por el accidente de tránsito que protagonizó a finales del año pasado en Miami. La "chica dorada" llegó a un arreglo afuera del Tribunal y así esquivó una pena mayor, como la de ir a la cárcel.

Rubio, de 39 años, acordó con el fiscal de la causa "recibir una serie de clases de formación (relacionadas con tráfico y seguridad vial) que se pueden hacer por internet", según determinó Teresita Chávez, portavoz de la Fiscalía estatal del condado de Miami - Dade. Pero además, la cantante deberá hacer "una donación de 500 dólares".

El caso está a cargo del juez Steven Leifman, quien había fijado el 14 de septiembre próximo como fecha de inicio del juicio contra Rubio por no acatar una orden judicial, alterar el orden público y resistirse sin violencia a ser detenida. Pero la cantante zafó gracias a que no tiene antecedentes penales y los cargos son delitos menores.

Según la ley de los Estados Unidos, los delitos de desacato a una orden judicial pueden ser castigados con hasta 60 días de cárcel o programas especiales, pero el resistirse a un arresto (cosa que Rubio hizo al grito de "¡Socorro, socorro! No hice nada. Miren lo que está haciendo. Abusadores, ustedes son unos mentirosos"), conlleva una pena de hasta 364 días en prisión.

El accidente de Rubio se produjo en junio de 2010, cuando la cantante chocó su BMW contra otro auto en las calles de la "Pequeña Habana", en el centro de Miami. Los policías pidieron su documentación y que bajara del vehículo, pero la cantante se negó a hacer lo segundo y terminó esposada por desacato.
 

Comentarios