San Rafael
Jueves 08 de Septiembre de 2011

Falleció Héctor Bergaglio y El Nevado Golf está de luto

Bergaglio fue fundador y además distinguido como honorario con el Nº1 entre los numerarios del Nevado.  El Club estuvo cerrado en señal de duelo. 

Héctor Bergaglio, un "porteño" que a comienzos de la década del `90 llegó a San Rafael a vivir su retiro, dejó de existir este miércoles a la edad de 87 años.

Trabajó durante muchos años como gerente en la cadena de tiendas "Beige" de Buenos Aires y cuando llegó el momento de su jubilación, decidió radicarse en San Rafael a comienzos de la década de los 90.

Aquí trabajó en el servicio de diagnóstico por imágenes del Hospital Español, como proveedor asociado, y cultivó una cadena de amistades que le sirvió para sentirse y ser reconocido como un sanrafaelino más.

Su nobleza y actitud de servicio quedó plasmada en los años que pasó como socio del Nevado Golf Club, a dónde llegó en una tarde de paseo en la cual, incentivado por su curiosidad, se acercó al antiguo predio de las calles Los Sauces y Deán Funes a preguntar qué estaban haciendo las máquinas que allí trabajaban para construir la primer cancha de golf que hubo en San Rafael.

Desde entonces quedó unido a la institución en la que fue reconocido por todos los fundadores con el honor de llevar el Nº1 entre los socios que crearon el Club.

Practicó el deporte donando todo su tiempo libre a trabajar en el mejoramiento de la cancha y de las instalaciones en general, y muchas veces ayudando a los caddies en sus necesidades y solventando también los viajes de los jugadores más jóvenes, para que pudieran competir en los torneos regionales, incentivando la promoción de nuevos socios entre los jóvenes y ayudando a construir con su servicio, el prestigio de la institución dentro de la sociedad.

Bergaglio deja un profundo vacío en la comunidad y especialmente entre sus amigos del golf, Club en el que siempre defendió sus convicciones, a veces hasta con vehemencia, pero de donde jamás se retiró sin sellar sus discusiones con un fuerte apretón de manos y una mirada noble y transparente.

Por decisión de sus familiares, no se realizó el velatorio, simplemente una ceremonia íntima para despedir sus restos que serán cremados.

 

Comentarios