Política
Miércoles 28 de Diciembre de 2011

Fayad envió al Concejo el proyecto para restringir el ingreso de 52 mil vehículos diarios a Ciudad

La iniciativa, que se transformará en ordenanza, prevé reducir el tráfico por las calles céntricas a partir del número de patente o la cantidad de ocupantes. Establece multas para incumplidores. Por su parte, el PD propone carriles exclusivos para micros y taxis.

Por Alejandro Gamero
agamero@diariouno.net.ar

La restricción vehicular en Capital va rumbo a ser una realidad. El intendente Víctor Fayad envió al Concejo Deliberante el proyecto de la ordenanza que le dará fuerza de ley a la medida. El jefe comunal radical quiere reducir –como mínimo– en 52.000 rodados por día el ingreso al microcentro, por lo que se deduce de la propuesta.

Se desprenden también dos alternativas para impedir el ingreso: por el último número de la patente o por la cantidad de personas que viajen en el vehículo. La norma prevé multas.

El tratamiento de la ordenanza, que el intendente envió este martes, entre los concejales –con más o menos debate– será igualmente un trámite de rápida aceptación porque Fayad cuenta con los votos propios suficientes como para que la norma se apruebe sin modificaciones.

El mismo Fayad lo dijo tras la inauguración del Acuario Municipal. “A mí, el Concejo, la herramienta (por la restricción) me la va a dar”, expresó, y no exageró. La UCR tiene mayoría propia y de sobra en Ciudad para no depender ni tener que negociar con la oposición política ni ésta ni otras ordenanzas a tratar.

Aun así, el concejal demócrata Guillermo Mosso le elevó una contrapropuesta al intendente sobre la restricción vehicular con el fin de que se tomen algunas de sus ideas que se basan en tres ejes principales: “Desalentar el uso del auto para llegar a la ciudad y circular en ella, otorgar prioridad de circulación al transporte público de pasajeros no contaminante y facilitar el flujo vehicular despejando calles”.

El proyecto de restricción enviado por Fayad tiene apenas dos artículos y uno más de forma. El primero dice: “Facúltese al Departamento Ejecutivo a establecer restricciones al ingreso de automotores particulares a la ciudad entre los días lunes a viernes, conforme sea el número de terminación de la patente y/o cantidad de pasajeros, y en horario a determinar, según lo establezca la reglamentación, a excepción de quienes residen en esta jurisdicción”, por los vecinos de Capital, a quienes no alcanzará la medida.

El segundo señala: “El incumplimiento a las restricciones que por reglamentación se establezcan será considerado falta grave susceptible de la sanción de multa, la que se establecerá gradualmente entre la suma equivalente a seiscientas unidades tributarias municipales (600 UTM) y un mil unidades tributarias municipales (1.000 UTM), según corresponda”.

En los considerando previos, el documento asegura basarse en “los estudios realizados por la Dirección de Tránsito y Transporte”, los que concluyen que “ingresan a diario a la ciudad aproximadamente 260.000 vehículos particulares, ocupados en casi la mitad de los casos por un solo conductor, denotando un hábito que debe ser modificado a efectos de lograr un uso racional del parque automotor y de los combustibles”.

Argumenta que “ese volumen ocasiona un sinnúmero de factores que obran en detrimento de la calidad de vida de los vecinos de la ciudad, como la contaminación ambiental y sonora, falta de movilidad suficiente en la circulación, saturación del espacio público y de plazas de estacionamiento, a lo que se agrega la accidentología vial”.

Por último culpa de esta situación “a la deficiente calidad del transporte público de pasajeros, sistema que no resulta atractivo para los usuarios de vehículos particulares”.

Y remata: “Este sistema no aparece como una alternativa eficiente, sin que se advierta en el corto o mediano plazo un cambio que haga que dicho sistema pueda ofrecer la respuesta necesaria de movilidad demandada, a excepción del Metrotranvía”.

La propuesta del PD
El concejal Guillermo Mosso, del Partido Demócrata, elevó una propuesta de restricción en la que promueve “revisar los recorridos de micros y contemplar la posibilidad de carriles exclusivos para éstos y para los taxis”.

También demandó “la implementación de nuevos medios de transporte atractivos para quienes se desplazan en automóvil, como los charters o combis, para que lleven pasajeros por los principales accesos a tarifa regulada”.

Sugirió además “que un carril de los accesos se reserve para los vehículos con más de dos personas, práctica que se hace en países como Canadá y Estados Unidos”.

Propuso aplicar sentidos de circulación variables en calles de ingreso y egreso, según el horario.

Comentarios