Deportes
Miércoles 05 de Agosto de 2015

Fiesta y ansiedad en la puerta del Monumental

Cientos de hinchas de River palpitan la revancha de la final de la Copa Libertadores desde muy temprano en las afueras del estadio. Las puertas se abrirán a las 18.

Cientos de hinchas de River Plate ya palpitan en la puerta del estadio Monumental la revancha de la final de Copa Libertadores ante Tigres de México cuyo partido de ida finalizó con empate sin goles.
Simpatizantes de River, de distintos puntos del país y con ticket en mano, se posicionaron en las inmediaciones del estadio Antonio V. Liberti para vivir la previa del partido más importante del equipo de Marcelo Gallardo en el año, que comenzará a las 22, en la primera final del club de Núñez en el máximo certamen continental después de 19 años.
La parcialidad de River exhibió banderas y camisetas a la espera de la apertura de las puertas del estadio a partir de las 18.
El acceso de los hinchas de River a las tribunas del Monumental está diagramado de la siguiente manera:
Centenario alta: exclusivamente por Quinteros; Centenario media y baja: Avenida: exclusivamente por Quinteros (Puerta K); San Martín (alta, media y baja): Avenida Alcorta; Belgrano (alta, media y baja): Avenida Udaondo; Sívori (alta, media y baja): Puente Labruna (Ciudad Universitaria).
Las personas con discapacidad, previamente registradas en River Sin Barreras, ingresarán por la tribuna Centenario media-baja (Puerta K). Los discapacitados con problemas motrices ingresarán por puerta de Prensa (Avenida Udaondo).
River Plate enfrentará en el Monumental a Tigres de México a partir de las 22 en la revancha de la final de la Copa Libertadores y cuyo encuentro de ida finalizó 0-0. River va por su tercer título en el máximo certamen continental luego de los logros en 1986 y 1996.
En tanto, desde las 14 el tránsito se encuentra cerrado en el perímetro conformado por las avenidas Lugones, Udaondo, Libertador, Monroe, Figueroa Alcorta y todo el recorrido del puente Angel Labruna, que cruza las avenidas Cantilo y Lugones.
 
 

Comentarios