San Rafael
Lunes 05 de Diciembre de 2011

Fiestas: se han dado la mitad de los permisos para vender pirotecnia respecto al 2010

Se prorrogó hasta hoy el plazo para solicitar permisos de comercios de venta de pirotecnia. Al igual que el año pasado, estarán prohibido los puestos de chapa y se endurecerán los controles.

Se acercan las fiestas de Navidad y Año Nuevo y, como sucede en este período especial, surgen locales dedicados a la comercialización de pirotecnia. En esta ocasión se han dado 45 permisos, casi la mitad de los otorgados el año pasado.

Ayer vencía el plazo para la inscripción de interesados en vender estos productos, pero se prorrogó hasta hoy para permitir la presentación de documentación faltante, por lo que es posible que se sumen algunos más.

“El año pasado se habilitaron 80 comercios, o sea que hubo hasta ahora una disminución, tal vez entren unos 20 más, pero no se si lograremos cubrir el mismo número de 2010”, señaló Raúl Robledo, director de Inspección General de la Municipalidad de San Rafael.

El funcionario consideró que es posible que el año pasado no hayan tenido tanto éxito en la comercialización y ahora los vendedores son más cautelosos, ya que se trata de productos difíciles de vender en meses que no sea diciembre.

Añadió que “generalmente las personas que comercializan pirotecnia son siempre las mismas, cada año aparecen los vendedores eventuales, que si no tienen éxito comercialmente al año siguiente ya no están”.

 Controles

Robledo dijo que todos los comercios que pidieron permisos cumplen con los requisitos de habilitación y recordó que este es el segundo año que no se permiten puestos de chapas.

Solamente se habilitarán locales de mampostería, ya sean comercios que destinan un espacio para la pirotecnia o personas que alquilan dos o tres semanas un lugar para vender exclusivamente estos productos.

Además, deberán tener final de obra y de la instalación eléctrica; ubicarse a más de 50 metros de escuelas, hospitales y hoteles; a más de 100 metros de estaciones de servicio; y tener el permiso del REPRIV (Registro de Empresas de Vigilancia Privada), ente provincial que entre sus funciones tiene el control de la pirotecnia.

“El Municipio –indicó el funcionario- da una habilitación final y con ella deben ir al REPRIV que va realizar el control de los locales que estén habilitados para verificar que estén trabajando bien y que los productos sean los autorizados. Y a los locales que no tengan ningún tipo de habilitación se les va a hacer el decomiso de la mercadería”.

Finalmente, aconsejó a los consumidores que “compren en locales habilitados y la forma de verificarlo es fijarse en el certificado de habilitación, que debe estar a la vista del público. Tampoco comprar en puestos callejeros, que eventualmente puedan llegar a aparecer y que la Policía y el REPRIV van a controlar”.

Comentarios