Más noticias
Domingo 06 de Noviembre de 2011

Ford Argentina apuesta a que en 2012 se mantendrán las ventas tras un año de compras récord

La marca del óvalo invertirá $1.000 millones en el lanzamiento de su nueva pick up.

Gonzalo Ponce
gponce@diariouno.net.ar

La industria automotriz prevé cerrar 2011 con una venta de 850.000 unidades en Argentina. La cifra será récord y superará a países hiperpotentes en este sector, como México, que tiene el triple de población.

Ford ocupa el tercer puesto en el share de la industria automovilística, detrás de Volkswagen y Chevrolet. Pero apunta a recuperar mercado durante 2012 con uno de sus productos emblemáticos: la nueva pick up Ranger, cuyas características y presentación se mantienen herméticamente en secreto.

A pesar de la marcada desaceleración económica en Estados Unidos, la fragilidad europea, la extrema calma de Brasil y la incertidumbre con respecto al dólar en nuestro país, el presidente de Ford Argentina, Enrique Alemany, proyecta un panorama similar para 2012.

Alemany conversó con Negocios & Economía luego de una recorrida por la planta que la automotriz tiene en General Pacheco, que está cumpliendo este año su 50º aniversario.

-¿Cómo evalúa 2011?
-Como un año óptimo, con un poco más de actividad de la que esperábamos cuando terminaba 2010. Vamos a cerrar 2011 con 850.000 unidades de ventas en Argentina y números similares de producción en el país. En definitiva, será un buen año. Tenemos expectativas de que las ventas de 2012 se mantengan en Argentina y que pase lo mismo con la producción, aunque Brasil experimenta una desaceleración. El crecimiento de nuestro sector fue muy fuerte en 2011, y proyectar mantenerlo para el año que viene no es poca cosa. Habrá que estar atentos a que las condiciones globales se mantengan, que tengamos un buen precio de los commodities y una buena cosecha, y que Brasil siga en una senda de crecimiento, aunque sea bajo.

-¿En el sector prestan atención a la producción de soja?
-Miramos la soja en cuanto al nivel de actividad de la economía y el impacto que tiene indirectamente en la industria. No por otro motivo. Obviamente, también seguimos su evolución para ver cuál va a ser la mezcla de pick ups y de camiones que realmente esté afectada por la evolución de toda la actividad agropecuaria, no sólo de la soja.

–¿Cuál es el parámetro para medir la producción automotriz en Argentina?
-Es muy difícil estimar cuál es el nivel normal en Argentina, porque conviven muchos factores. Están el nivel de confianza de los consumidores con respecto al futuro de la economía, la relación del precio de los autos con otros activos y con el nivel de precios que tiene cada una de las actividades en particular, y las tasas de interés a nivel global. Indirectamente se produjo un aumento del costo de las tasas. Por eso estimamos un nivel de mantenimiento en las ventas y no un crecimiento. Si se diera una recuperación global mayor, si el precio de lo que vendemos generara un poco de divisas y a Brasil le fuera un poco mejor, quizás la industria seguiría creciendo. Recordemos que hay mucha volatilidad no sólo en la región, sino también a nivel global. Vemos que Estados Unidos está en recesión, con muy poco crecimiento, y que Europa busca cómo salir de todos sus problemas. Pero hasta ahora no se han visto afectados China ni los países emergentes, que sustentan los commodities que Argentina y Brasil venden.

-¿El tercer puesto en el share les viene bien?
-Queremos ir por más, obviamente. Estamos creciendo en participación de mercado. Sin embargo, miramos la salud del negocio en crecer permanentemente y también en términos de percepción de la marca Ford, que claramente en todas las encuestas resulta como la automotriz preferida. Además, el diseño y la tecnología de nuestros productos hacen que nuestros clientes nos elijan cada vez más. Queremos crecer en forma gradual y también brindarles una excelente atención a los clientes. No nos interesaría ser los primeros vendiendo los autos por precio, por ser los más baratos de todos. Eso no es ser la marca automotriz líder, la marca automotriz líder es la que tiene productos que todos realmente quieren comprar.

-Por ejemplo, la pick up Ranger...
-Tenemos la tradición, tenemos un producto que va a sorprender. Sacó el premio cinco estrellas en Europa en términos de seguridad. Es la primera pick up que alcanza ese galardón. Creo que nuestros competidores van a tener menores índices de seguridad que la nueva Ranger y a esto hay que agregar toda la tecnología que vamos a comunicar al momento del lanzamiento. Apuntamos a liderar. Somos respetuosos de los competidores, pero sabemos que tenemos la marca, el producto, la red de concesionarios, los clientes y la lealtad de los clientes como para apuntar a ser líderes en pick up. Éste es nuestro objetivo.

-¿El campo va a seguir traccionando la demanda de la Ranger?
Creo que sí. No soy un experto en el tema campo. Pero los entendidos dicen que, en la medida en que el precio de la soja esté por encima de los 400 dólares la tonelada, no habría inconvenientes en la rentabilidad del sector. Obviamente, cuanto más alto, hay mayores flujos de ingresos y más posibilidades de crecer en nuestro sector. No hay escenarios que planteen un precio por debajo de la soja. En cuanto a los granos, se habla de algo similar.

-¿Se pueden empezar a fabricar los motores en Argentina?
-Tenemos un plan para volver a armar motores en el país, donde se dejaron de armar en 1995. En muy poco tiempo más lo vamos a anunciar. Después vamos a ver si se dan posibilidades de sumar otros componentes.

-¿Cómo evalúa el aumento de tasas, el nivel del dólar y loas salarios?
-El 70% de la producción está destinada a la exportación. La competitividad de nuestros costos es esencial para sostener el crecimiento de la producción. Hoy, la preocupación es compensar con acciones de productividad la suba de los costos en dólares. Es más difícil cuanto mayor es la diferencia entre el tipo de cambio y la suba de los costos. Esa diferencia se irá moderando, de otro modo tendríamos inconvenientes de competitividad. Hasta ahora hay que ver la competitividad en términos relativos. Hoy, el 90% de las exportaciones va a Brasil y entonces la paridad relativa en el tipo de cambio entre Argentina y Brasil es importante. Una cosa es competir con un real a $1,70 y otra es a $1,90 o $2. Claramente, tendríamos un impacto muy grande en cuanto a la competitividad de nuestras exportaciones. Con los salarios hemos otorgado aumentos trimestrales que acompañaron la evolución de los precios, y creo que lo hemos hecho en forma madura y así lo vamos a seguir haciendo.

“El público no compra coches para invertir”
Enrique Alemany no obvió la relación con el Gobierno nacional y sus políticas, ni la situación a futuro con lo que pueda pasar con el dólar.

El presidente de Ford Argentina no se negó tampoco a analizar si el público compra un auto como inversión.

–¿No tienen problemas con las trabas a la importación de materias primas?
–A comienzos de año se trabajó con el Gobierno para que, más allá de las licencias de importación que se impusieron, no se afectara a la producción. No hemos tenido problemas por este motivo. Tampoco los hemos tenido con los autos de alta gama.

–¿Cómo es la relación con el Gobierno nacional?
–Buena. Estamos hablando de una inversión de $1.000 millones para la nueva pick up y de una inversión futura para hacer motores. Creo que el Gobierno entiende que este sector es estratégico y está trabajando para ver cómo se sigue desarrollando.

–¿Cuál es la influencia de la cotización actual del dólar?
–En nuestro sector no hay inconvenientes.

–¿Prevén modificaciones de precios para el año que viene?
–Si hay algo que aprendí de los precios, es que son el resultado de una pelea muy fuerte por el mercado. Claramente van a ir teniendo modificaciones, pero va a existir mucha oferta de productos en 2012 porque el sector automotriz viene creciendo. En la medida en que nos mantengamos o crezcamos muy poquito, vamos a tener una pelea muy fuerte y los precios se van a ajustar lo que permita el mercado y la competencia.

–¿Apuestan a los vehículos de energía alternativa?
–No tenemos planes en el corto plazo, por una cuestión muy simple: tienen un costo que todavía no es accesible para el consumidor argentino. Ford está a la vanguardia en este tema y tenemos infinidad de opciones, pero las vamos a traer en el momento en que sean accesibles para el bolsillo argentino. En Estados Unidos sí hay este tipo de autos, porque tienen un poder adquisitivo distinto.

–¿El público invierte en un auto para capitalizarse?
–Este año se van a vender 400.000 planes de ahorro. Va a ser un récord. Hemos hecho una encuesta con nuestros clientes. Sólo el 10porciento lo hace para invertir. El resto quiere el auto. No busca una cuestión de ganar o agregar valor.

–¿Ve posible un plan canje?
–Me parece que, con 850.000 autos vendidos al año, no es necesario.

–¿Qué opina del plan “Auto para todos”, de la presidenta Cristina Fernández?
–Puede ser exitoso. Va a ser una nueva competencia. Tengo que mirar los autos de Ford.

–¿Cómo definiría Ford?
–Es una empresa que respeta muchísimo a la gente, la capacita, le inculca valores de trabajo en equipo, de honestidad y de respeto de las normas. Se escuchan opiniones y después hay que tomar decisiones. Pero se escucha.


 

Comentarios