Mundo
Martes 11 de Agosto de 2015

Fue violada y ahora será obligada a cargar una roca de 40 kilos en la cabeza como "test de pureza"

Fue violada. Negaron su petición de aborto. Dio a luz. Le quitaron el niño. Y ahora, debe pasar un "test de santidad" con una roca de 40 kg sobre su cabeza.
La mujer, del estado de Gujarat, en el oeste de India, debe "probar su pureza" de esta forma, en frente a unas 200 personas de su aldea, para volver a vivir con su esposo, según informes en la prensa india.
"Tengo mucho miedo", dijo la mujer a un periodista de su país. "Mi atacante ya amenazó con matarme cuando salga de la cárcel".
No está claro cuánto durará la prueba de la roca. Durante el "test de pureza" la mujer debe responder varias preguntas y quienes estén presentes esperarán por alguna señal espiritual que indique que la mujer efectivamente ha pasado la prueba.
El test aún practicado en Gujarat y otras partes de India es conocido como "Agnipariksha" o "prueba del fuego", y busca "probar" la virtud de las mujeres "manchadas por abuso sexual".
La práctica tiene sus orígenes en un poema hindú denominado Ramayana, en el que el personaje femenino central, Sita, hija del rey Janak, es obligada a sentarse en el fuego luego de ser secuestrada por un pretendiente.
Para muchos en India y en otros países, la prueba de la virtud es otro síntoma del trato miserable y violatorio de los derechos humanos acordados a las mujeres violadas en India.
Varios casos recientes en el país asiático han dejado en evidencia una brutalidad que desafía las palabras y han llevado a protestas multitudinarias y duras críticas al gobierno.
La trágica muerte de Jyoti
Una de las tragedias que más repercusiones ha generado en India es la de Jyoti Singh, la estudiante de fisioterapia de 23 años violada en 2012 por cuatro hombres en el autobús que tomó con un amigo para regresar a su casa en Delhi.
Jyoti murió de sus brutales heridas. Uno de los violadores introdujo su mano por la vagina de la joven y de un tirón extrajo parte de sus intestinos.
La falta de respeto a los derechos de la mujer está enraizada profundamente en algunos sectores de la sociedad, como dejó en evidencia el polémico documental de la directora británica Leslee Udwin sobre la violación de Jyoti Singh.
El documental, titulado "Hija de India", fue prohibido por las autoridades en India, pero fue transmitido en marzo de este año por la BBC.
En el film se ve una entrevista con uno de los hombres condenados a muerte por el ataque, Mukesh Singh, quien abiertamente culpa a la joven.
"Si una mujer está siendo violada, no debe intentar defenderse. Debe permanecer en silencio y permitir la violación", dijo Mukesh Singh desde la cárcel.
"Y luego será dejada por algún sitio cuando acaben con ella".
"¿Qué hacía ella en un autobús a las 9 de la noche? El lugar de una mujer es en la casa haciendo trabajo doméstico", agregó.
Delhi es considerada la capital de la violación en India y algunas ONGs estiman que al menos una mujer es violada en la ciudad cada 14 horas.
A pesar de ello, solo hubo una condena por violación en 2012, según cifras oficiales.
Fuente: bbc.com

Comentarios