inseguridad
Martes 27 de Septiembre de 2016

Fuerte declaración de Servini de Cubría: "Ahora nadie se acerca a presionar"

A la vez, la magistrada señaló que sugestivamente "antes todas las causas jorobadas caían en determinado juzgado".

La jueza federal María Servini de Cubría aseguró que desde el inicio del nuevo gobierno nadie se acerca a su juzgado a "presionar" y ahora pueden investigar tranquilos.

A la vez, la magistrada señaló que sugestivamente "antes todas las causas jorobadas caían en determinado juzgado".

Al ser consultada sobre si la situación de la Justicia cambió tras la asunción del presidente Mauricio Macri, Servini subrayó: "Sí, nadie se acerca, nadie toca la puerta y estamos investigando tranquilos".

"Había una época donde decía 'soy juez de paz con competencia electoral', todos eran exhortos y exhortos", bromeó la jueza federal.

En ese sentido, resaltó que ahora "por ahí caen causas importantes que antes no caían" en su juzgado.
Según explicó, en la actualidad "vienen abogados y nada más, no vienen a presionar".

La magistrada federal, en tanto, sostuvo que "existe una puerta giratoria" en la justicia, por lo que remarcó la necesidad de que se lleve adelante una reforma de la ley de excarcelaciones.

"Primero, no hay lugar donde dejar los detenidos; y después porque las leyes hay que reformarlas, como por ejemplo, la ley de excarcelación", aseguró Servini.

A su entender, "acá se ha llevado (adelante) una política de garantismo que lleva a que el delincuente está mejor en la calle que detenido".

"Es una política que se ha empezado a enseñar, una política de garantismo. Hay que revisar la ley de excarcelación, no se puede hacer con tecnicismos", enfatizó la jueza.

En tanto, Servini indicó que la Justicia "está colapsada" y trabajan en los juzgados de "forma insalubre".
"Somos muchos y no cabemos en una habitación de dos por dos que no tiene ventana a la calle", se quejó, al hacer referencia a su oficina.

Garavano sobre la Justicia
Por su parte el ministro de Justicia, Germán Garavano, remarcó la necesidad de que "jueces y fiscales reaccionen frente a la comisión del delito" y, si bien admitió la existencia de una "puerta giratoria" en la Justicia por medio de la cual los delincuentes quedan rápidamente en libertad, aclaró que "no se puede cargar las tintas" solamente sobre los funcionarios judiciales, ya que la inseguridad abarca otros factores, como la desigualdad y la falta de educación".

Comentarios