San Rafael
Domingo 06 de Noviembre de 2011

Fundación trabaja en lo social con discapacitados

El digno trabajo de la fundación Tremo Kawell 

Nancy, de 32 años, toda su vida les tuvo miedo a los animales, al punto de no poder tocarlos. Hace unos días, tras siete meses de paciente trabajo, logró subirse a un caballo y dejar de lado su temor.

Logros como ese son los que justifican el digno trabajo de la fundación Tremo Kawell, creada en abril pasado, que trabaja con chicos discapacitados en objetivos grandes.

Equinoterapia, deporte especial, ciencias y actividades de inclusión social son algunos pilares de la tarea de este equipo de trabajo que hace su labor ad honórem

En la finca La Marucha, prestada en forma desinteresada por el doctor Alberto Estala, los martes y jueves se trabaja con doce chicos y no se fija límite de edad, un detalle importante.

“Nuestra fundación comenzó en abril, es de equinoterapia, deporte especial y ciencias; se basa en los pilares de equinoterapia, el deporte y actividades psicopedagógicas y recreativas como talleres de música, de folclore; estamos en crecimiento esperando la personería jurídica. Trabajamos ad honórem y sin fines de lucro”, expresó Samanta Pérez, presidente de la fundación.

En un contexto de caballos, verde, laguna artificial, cancha de fútbol y otras comodidades, estos doce chicos con discapacidades de leves a moderadas aprenden a comunicarse y mejorar en distintos aspectos.

Además de estar insertos en el programa de equinoterapia, lo están en el de nuevas olimpíadas especiales, que es deporte por competición, y en breve viajarán a una competición de equitación en San Luis.

La inserción social es una clave en la tarea de La Marucha; además de todo ese trabajo específico hace inserción social. Van a ir a La Pampa al festival del gaucho argentino a mostrar el trabajo de los chicos.

Como dice Samanta Pérez en forma contundente, “la especie humana ha evolucionado con esos chicos, aunque muchos crean lo contrario, porque tienen desarrollado el ciento por ciento de lo que es lo emocional, la expresión y la conexión desde ese lugar de afecto que los demás no tenemos”.

La relación con el caballo y el medio ambiente es sumamente importante desde lo motriz porque el equino transmite 110 impulsos por minuto, lo mismo o más que la marcha humana. Además tiene un movimiento tridimensional que permite que los chicos tengan la movilidad que naturalmente no tienen.

Comentarios