Economía
Viernes 19 de Febrero de 2016

Ganancias: 180 mil personas dejan de pagar con la suba del mínimo

Puja distributiva. El presidente Mauricio Macri anunció la medida, que incluyó subas en asignaciones familiares. El titular de la Afip, Alberto Abad, dio luego los detalles.

El presidente Mauricio Macri anunció ayer un la suba del mínimo no imponible para el impuesto a las ganancias a 30 mil pesos para un trabajador casado con dos hijos y a 22.700 para uno soltero, que será retroactivo al 1º de enero, pero mantuvo escalas y alícuotas del tributo, cuya eventual modificación será "tema del Congreso", según detalló el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), Alberto Abad. La decisión formó parte de un paquete de medidas que también incluyó el incremento del 32 por ciento en las asignaciones familiares, y duplicó el tope del ingreso familiar para percibir este beneficio, que pasó de 30 a 60 mil pesos.

En un intento por atenuar los reclamos sindicales de cara a las paritarias que comenzaron a recalentarse por efecto de la inflación, y rodeado de funcionarios, algunos gobernadores y dirigentes sindicales, Macri decidió apurar por decreto el aumento del mínimo no imponible de Ganancias, que tendrá un costo fiscal de 49.077 millones de pesos compartido entre Nación y provincias. En cambio, dejó para el tratamiento legislativo la modificación de las escalas salariales del tributo.

La ampliación de trabajadores exceptuados de Ganancias fue uno de los anuncios más esperados desde que arrancó la gestión y además era promesa de campaña. El gobierno estimó que unos 180 mil asalariados dejarán de pagar el impuesto, aunque como contrapartida muchos solteros pasarían a pagarlo por cambios en las franjas que se tomarán en cuenta ahora.

Al ser cifras en bruto, antes de los descuentos por jubilación y obra social, los 30.000 pesos se convierten en un salario de bolsillo neto de unos 25.000 (ver página 15).

El anuncio llegó tras la reunión que Macri mantuvo la semana pasada con los dirigentes de las centrales obreras, que reclaman aumentos salariales superiores al 30 por ciento en los principales gremios. Ante esto, el gobierno estimó que la mejora del salario de bolsillo con esta modificación será de entre 9 por ciento y 22 por ciento para casados y solteros.

Macri puso como ejemplo que "alguien que ganaba 21.300 pesos netos pasa a ganar 26.600 pesos a partir del primero de marzo y retroactivo al primero de enero".

El alza del mínimo no imponible se realizará mediante un decreto pero por ahora no se tocarán las escalas, porque ese capítulo deberá ser votado por el Congreso. Es que el presidente está facultado a incrementar los montos previstos en el artículo 23 de la ley de impuesto a las ganancias para "evitar que la carga tributaria del gravamen neutralice beneficios de la política económica y salarial asumidas".

 

Asignaciones familiares. Sobre la extensión de asignaciones familiares, Macri señaló: "Queremos asegurar que los chicos tengan una mejor formación y crecimiento", dijo el presidente.

Y agregó que desde el gobierno están "comprometidos en que los chicos tengan sala de 3 y 4, para lo cual necesitamos construir 3 mil jardines".

Luego del anuncio presidencial, por la tarde el titular de la Ansés, Emilio Basavilbaso, quien indicó que "además de mejorar los montos en quienes ya percibían asignaciones por la modificación en los rangos, se incorporan 1,2 millones de nuevos niños al régimen, incrementando la cobertura en un 16 por ciento".

En tanto, el funcionario precisó que respecto al total de las asignaciones familiares, "el incremento será del 32 por ciento".

Macri dijo que es de "estricta justicia que aquellos que ganaban 21.300 pesos, cobrarán 26.600 pesos netos y retroactivo al primero de enero".

 

Respaldo gremial. Los gremios que representan a trabajadores de distintos sectores respaldaron la decisión del gobierno, aunque advirtieron que beneficia a los sueldos más altos y por eso reclamaron subas del 35 por ciento para los salarios más bajos.

Si bien los sindicalistas coincidieron en calificar de "muy importante y positivo" el anuncio, reiteraron el reclamo para que este tributo sea directamente eliminado en el caso de asalariados.

Por otra parte, reconocieron que este es un "primer paso" y advirtieron que el beneficio podría licuarse con los nuevos incrementos salariales obtenidos este año.

En rigor, la intención del gobierno es justamente incluir este beneficio como parte de la discusión salarial, con la premisa de frenar incrementos porcentuales que disparen una escalada inflacionaria y para cumplir con las pautas fiscales que se trazó. En este punto, los gremios locales consultados por LaCapital se mostraron intransigentes y aseguraron que la paritaria debe ser independiente de este beneficio (ver página 16).

Macri aseguró ayer que el gobierno está "comprometido en reducir la inflación", y pidió "responsabilidad" a gobernadores y dirigentes sindicales.

"Espero que en el Congreso de la Nación podamos ahondar el cambió del debate y diálogo para ir mejorando y dar dinámica al crecimiento de nuestro país", enfatizó.

También indicó que "más allá de estas medidas a conciencia del momento que vivimos y el pésimo nivel histórico de déficit fiscal que recibimos la Argentina, lo importante es que hayamos entendido que somos un equipo más allá de los distintos partidos y todos juntos tenemos que dar respuesta".

Dijo que con los gobernadores tiene "más coincidencias que diferencias. Igual que con los trabajadores".

Macri encabezó el acto en presencia del jefe de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, el jefe de Gobierno porteño y los gobernadores de Buenos Aires, Corrientes, Córdoba, Formosa, Río Negro, Neuquén, La Pampa, Jujuy, Salta, Entre Ríos y Tucumán. También participaron los sindicalistas Omar Maturano (La Fraternidad), Roberto Fernández (UTA), Guillermo Pereyra (Petroleros), José Luis Lingeri (Sanidad), Gerónimo Venegas (Uatre) y Armando Cavalieri (Comercio).

La oposición considera “insuficiente” los anuncios

Los referentes políticos de la oposición calificaron de “insuficiente” el anuncio del gobierno sobre la suba del mínimo no imponible de Ganancias, mientras que desde el oficialismo afirmaron que la medida constituye un “aliciente” frente a la inflación.
  Para el diputado nacional Carlos Heller (Partido Solidario), el aumento a 30 mil pesos el mínimo para un trabajador casado con dos hijos “no significan una mejora respecto de la normativa vigente”. Explicó que con la normativa vigente hasta hoy pagaban Ganancias “los que ganaban más de 15.000 pesos en agosto de 2013, independientemente de lo que ganen en la actualidad”.
  “El mínimo no imponible de 30.000 pesos es una cifra menor a la que surge de aplicarle a esos 15.000 pesos de agosto de 2013 la media de los aumentos salariales de 2014 y 2015, y un número proyectado de entre 25 y 30% para los de 2016”, puntualizó.
  “La lógica de cualquier impuesto es la progresividad, es decir que se comience tributando poquito y que en la medida en que los ingresos sean más altos el porcentaje de tributación se haga más alto”, señaló.
  El diputado del Frente Renovador, Facundo Moyano consideró “insuficiente y con pocas precisiones” el anuncio y advirtió que “seguimos sin solución de fondo”.
  “La actualización automática del mínimo no imponible y las escalas necesitan un tratamiento legislativo urgente. Esperamos esa decisión. El macrismo fue crítico durante años de este abuso del kirchnerismo. Ahora está en sus manos”, afirmó.
  Desde el oficialismo, la jefa del bloque de senadores del PRO, Laura Rodríguez Machado, destacó que la suba del mínimo no imponible “es un aliciente”.

Comentarios