Más noticias
Martes 06 de Septiembre de 2011

Garroneó botines mendocinos

Por Javier Polvani

Manejar parte del emporio de Franco Macri en su apogeo y la Jefatura de Gobierno porteña en los últimos cuatro años no le impidió a Mauricio Macri desarrollar un costado “manguero” en su personalidad. Y, a juzgar por una de las perlas que regaló la caminata del líder del Pro por Luján, en este aspecto tiene tanto éxito como tuvo en los negocios del holding familiar y en las urnas de la Ciudad de Buenos Aires. 

Macri se volvió a su territorio con un par de botines que le obsequió un comerciante mendocino que lo vio babearse por el calzado sin llevarse la mano a la billetera. “Mi hijo me pidió unos botines como estos”, reflexionó el reelecto mandatario porteño frente a unos zapatos de fútbol marca Mitre que estaban en exhibición en una casa de deportes del centro de Luján. 

Y luego de un comentario sobre la escasez de efectivo que portaba, Mauricio escuchó un ofrecimiento que no pudo resistir. “Es un obsequio de la casa, yo lo apoyo”, le dijo el responsable de la caja del negocio de la calle San Martín, de Luján. Tras un corto histeriqueo, el jefe de Gobierno recibió el par de botines número 41 con una sonrisa dibujada en el rostro. 

Claro que no fue totalmente de arriba el premio; antes de llevárselo, Macri ensayó unos jueguitos con una pelota concitando la atención y algunas carcajadas del entorno. Después, saludó efusivamente al facilitador del calzado para su hijo y, ¡chocho!, continuó la caminata proselitista junto a los demócratas Luis Rosales, candidato a gobernador; y Omar De Marchi, postulante a la intendencia de Luján.
 

Comentarios