Policiales
Martes 10 de Febrero de 2015

Gravísimo: golpearon salvajemente a dos mujeres policías en la Comisaría 32

Sucedió este lunes por la madrugada en la Comisaría 32. Una de las policías recibió 14 puntos de sutura. Al agresor se lo busca intensamente.

Dos mujeres policías que cumplían en soledad la guardia en la Comisaría 32 sufrieron una brutal golpiza cuando un hombre de unos 40 años las atacó a puñetazos y con un ladrillo.

El insólito hecho, porque ocurrió en el interior de la dependencia, sucedió este lunes por la madrugada. El agresor se ofuscó porque no pudo denunciar un problema familiar que en realidad ocurrió en jurisdicción de la Comisaría Octava.

Ante la negativa de la auxiliar Herrera, quien le explicó que debía concurrir a la Octava, el hombre se alejó y en unos minutos regresó con un ladrillo en la mano.

Sin titubear insultó a la efectivo y arrojó el elemento contra los vidrios de una de las puertas de la dependencia, ubicada en la primera cuadra de la calle Buenos Aires.

Después golpeó a puñetazos a una auxiliar y empujó a otra oficial de apellido Segura que cayó sobre los vidrios rotos de la puerta. "La profunda herida le costó 14 puntos de sutura en uno de sus brazos", informó a UNO San Rafael el jefe de la distrital Hugo Lucero.

Tras el escándalo mayúsculo, el agresor escapó y por ahora se desconoce su paradero, sin embargo, identikit en mano, es intensamente buscado.

En este contexto, Lucero reconoció que "lo que ocurrió es gravísimo" e informó que "Herrera sufrió traumatismos en el cuerpo y en el rostro en tanto su compañera fue suturada en uno de sus brazos".

También informó que "el resto de la guardia estaba patrullando las calles como normalmente se realizan los operativos nocturnos" y agregó que "nos preocupa lo sucedido porque no es normal que alguien ataque a dos policías dentro de una comisaría".

Evidentemente, agregó, "este hombre no estaba dentro de sus cabales y podría haber provocado una tragedia".

El hecho deja de manifiesto la falta de recursos y personal de la Policía en el Sur. 

 

Comentarios