Alvear
Domingo 11 de Septiembre de 2016

Gustavo Majstruk: "Estoy buscando que el PJ reaccione"

El legislador alvearense que el miércoles rompió el bloque y se fue, dice que quiere una oposición menos obsecuente: "No fui escuchado", aseguró. El futuro del peronismo, en juego

La carrera política del peronista alvearense Gustavo Majstruk comenzó de la mano del ex intendente Juan Carlos De Paolo. Primero fue delegado municipal del distrito Bowen, luego fue concejal, más tarde presidente del Concejo Deliberante, y finalmente diputado provincial.

Perteneció a uno de los espacios más verticalistas del PJ local: los azules. Sin embargo, desde que se quedó sin respaldo político municipal – por la derrota de De Paolo frente a Walther Marcolini– se maneja como líbero.

Es parte del llamado "grupo de los cinco", que además componen Jorge Tanús, Carlos Bianchinelli, Omar Parisi y Lucas Ilardo, los más combativos y poco condescendientes con el gobernador Alfredo Cornejo.
Sin embargo, poco y nada han podido hacer estos parlamentarios más duros de domesticar frente a la presión de los intendentes del peronismo, que llegado el momento de votar, según dicen sus propios allegados, les bajan línea sobre cómo hacerlo. Por este motivo, Majstruk pateó el tablero el miércoles y conformó un monobloque que hasta el momento no tiene nombre.

Él asegura que lo hizo como un gesto "para hacer reaccionar al PJ" y movilizar alguna intención de organizarse.

–¿Cómo era su participación política en el departamento al que pertenece?
–En Alvear la manera de ejercer la política se desarrolla en forma muy verticalista. Toda mi vida profesional estuve bajo la conducción de un solo intendente, Juan Carlos De Paolo. Hasta las elecciones pasadas, siempre he sido muy orgánico, he estado cerca del Ejecutivo y he sido su hombre de confianza. Siempre he sido oficialista, pero este año las cosas cambiaron y hay que estar a la altura de las circunstancias.

–Parece ser fuerte la diferencia entre esa forma de funcionamiento y el caos actual...
–Yo, la verdad, siempre respeté el sector y las decisiones del Juan Carlos el Chueco Mazzón.

–¿Era Mazzón "el conductor" al que nadie le cuestionaba nada?
–No, era una persona de consensos. Tuve la oportunidad de hablar muchas veces con él, de recibir consejos, fue alguien totalmente amigable y sencillo. Se lo retrataba como "el hombre que bajaba órdenes" pero nunca lo hizo, todo lo generó desde la persuasión.
Mazzón era una autoridad en sí mismo y sus determinaciones eran producto de un profundo análisis. Porque también siempre tuvo un equipo muy importante que lo asesoraba.

–A su criterio, existiría la llamada "conducción telefónica" si Mazzón aún viviera?
–Él siempre ayudó al PJ mendocino a tener un norte. No estoy diciendo que haya tenido la razón. Estoy diciendo que mientras él estaba, existía un tipo de conducción. Yo entiendo que hay por lo menos cinco conductores naturales, que son los intendentes, a los cuales respeto.

–¿Su renuncia es culpa de la actitud de los intendentes?
–Los intendentes son los únicos conductores que han sido legitimados por el voto, tienen legisladores de su pertenencia y hacen valer esa fuerza política.
También entiendo cuestiones que tienen que ver con lo provincial y que están por encima de los problemas departamentales, y ésa es un poco mi rebeldía. Está bien que se baje línea sobre ciertos aspectos.

–¿Su rebeldía comenzó con el gobierno de Cornejo?

–No, fue anterior. Yo me opuse a la famosa ley de transición, incluso se elaboró el proyecto dentro del gobierno anterior, propulsado por el actual gobernador, y se le dieron más herramientas de las que se necesitaban: 11.000 millones de pesos en carácter de endeudamiento, cuando el gobernador anterior, Francisco Pérez, tuvo que gobernar tres años sin presupuesto. Esto no se decía mucho y ahora se dice bastante poco.

–¿Piensa que el actual gobernador tuvo que ver con esta crisis?
–Cuando se habla de la crisis de Mendoza, creo que también hubo un responsable, no se puede culpar sólo a Francisco Pérez. Quien hoy gobierna no quería darle permiso a la gestión anterior para que se endeudara, pero hoy el ministro de Hacienda sale a decir que disminuyó la deuda flotante en $1.000 millones, pero aumentó la deuda estructural en 3.000 millones. Mi pregunta es ¿dónde está el mérito? Tuvieron que tener acceso al crédito para poder gestionar.

–¿Cree que dividiéndose usted le está aportando algo a su partido?
–Mi salida del bloque es totalmente positiva. Si bien hay un dejo de rebeldía en la decisión, lo que yo quiero realmente es aportar. Por eso lo dije: mi ruptura con el bloque tiene fecha de salida, pero también de regreso, y será cuando el justicialismo se ordene. Quiero ser parte de este proceso.

–¿Cómo cree que se va a ordenar?
–Creo que el justicialismo se debe una gran discusión hacia adentro. No solamente entre quienes gobiernan, sino entre todos los sectores, y espero que se dé más temprano que tarde. Tenemos una muy buena excusa que es la elección de autoridades partidarias. Ojalá podamos tener la madurez y que el justicialismo salga bien armado. Creo que los mendocinos nos están pidiendo eso.

–¿Va a participar en las elecciones internas del partido?
–Voy a participar en todos los espacios en los que pueda participar.

–¿Y cómo va a trabajar en la Legislatura junto con el PJ?
–Justamente en la salida del bloque, en las últimas conversaciones, más allá de que algunos plantearon que no la veían como la decisión más inteligente, me dejaron participar. Mi intención es seguir integrando la oposición pero cuando la ejerzan de verdad y en forma responsable, es decir menos obsecuente.

–Desde afuera se ve que la falta de conducción es inédita.
–Ése fue precisamente el reclamo que yo hice. No estoy diciendo que el justicialismo tenga que tener un único conductor. Llevará un tiempo para que esto se organice, pero entre los sectores que actualmente lo conforman y a pesar de que es lógico que estén en pugna por lo menos debería haber directrices comunes, y hoy la verdad es que no las hay.

–¿Cómo van a hacer para ponerse en el rol de oposición después de este año?
–De eso se trata mi reclamo. El justicialismo tiene que tener una actitud mucho más firme para con el Gobierno, pero porque esto también le hace bien al Gobierno, no estoy proponiendo poner palos en la rueda, estoy hablando de una oposición constructiva. Es lo que nos están pidiendo los mendocinos frente a los temas centrales como las paritarias y el tarifazo, por lo menos deberíamos haber llegado a un acuerdo al respecto. Pero no se pudo lograr.

–Lo suyo es como un gesto, ¿no proviene de ninguna directiva nacional?
–Totalmente. Yo, con mi actitud, estoy buscando una reacción en el peronismo y me siento un colaborador y nada más: un legislador que quiere aportar algo. Lo hice desde adentro y no conseguí respuestas. De alguna manera, creo que esto fue una forma de gritar un poco más fuerte.

Comentarios