San Rafael
Martes 20 de Septiembre de 2016

Hace veinte años que la biblioteca de la UTN es administrada por los estudiantes

Autogestión. Es la única universidad pública del país que utiliza este sistema que es supervisado por los alumnos becados. Las pérdidas de libros son una excepción.

Hace 20 años la dirección de la Regional San Rafael de la Universidad Tecnológica Nacional tomó la decisión de implementar un sistema de autogestión en la biblioteca que es único en el país. La vigencia de tantos años de este sistema sorprendió a bibliotecarias de otras sedes de la institución, que esta semana viajaron al departamento para una capacitación.

Con el concepto que son los alumnos los verdaderos dueños de los libros, en la UTN local se instalaron bibliotecas en las aulas que son administradas por los estudiantes becados. A partir de tercer año el estudiante pide el texto y el préstamo es anotado por el estudiante encargado.

También hay otra biblioteca central en la que egresados, docentes, estudiantes y hasta alumnos de otras escuelas pueden tomar los libros e indicar cuándo los van a regresar.

Si bien este modelo es de autogestión, la bibliotecaria y otra colaboradora del sector también tienen un sistema de control y seguimiento del stock que provee a unos 1.500 alumnos.

El sistema, según Ana María Manzanares, bibliotecaria de esta universidad, "es muy ágil, solidario e incentiva valores como la responsabilidad porque el concepto del decano, Horacio Pessano, es formar primero personas de bien y luego profesionales".

En el predio universitario no hay llaves, el alumno tiene el privilegio de acceder libremente a cualquier libro. Este sistema se reproduce en el buffet donde el estudiante consume y deja el dinero sin entregárselo a un tercero.

"No tenemos casi pérdidas que son la excepción a la regla", dijo Olga Rivas, empleada de este sector y considerada "una madre" para los estudiantes. Ella es el alma de la biblioteca y la que más contacto tiene con el alumnado.

En este escenario, Olga señaló que "el sistema no es perfecto, a veces tenemos que alertar a los alumnos porque no devuelven a tiempo los libros pero siempre hay buena predisposición para corregir esos pequeños errores".

La tácita normativa se aprende durante los primeros dos años de la universidad. Es la institución la que provee los libros y son los alumnos los responsables de devolverlos. Luego de este pequeño entrenamiento, se integran al sistema que funciona en 11 aulas y cada una contiene más de 400 libros.

"La experiencia es fascinante porque muchos no estaban acostumbrados a la autogestión pero con el transcurso de los años asimilan el concepto", dijo Ana María.

La autogestión llamó la atención de otras bibliotecarias de la universidad que viajaron este año a una capacitación que se realizó en el predio que la UTN tiene en Los Reyunos. "A muchas les costaba entender cómo el alumno tenía acceso libre a los textos y era responsable a la hora de devolverlos", explicó Ana María, y agregó que "la clasificación del stock la hacemos nosotros y ellos lo administran".

Préstamos

Es el estudiante el que determina el plazo del préstamo que se anota en una ficha y que controla un estudiante becado y responsable de la biblioteca del aula.

Acceso

Toda la comunidad educativa tiene libre acceso a la biblioteca central. Incluso se acercan alumnos de escuelas secundarias que necesitan textos pata algún trabajo especial.

Comentarios