Economía
Martes 11 de Octubre de 2011

Hay 100 frigorificos menos que en 2011, según un estudio con datos del Ministerio de Agricultura de la Nación

El menor nivel de actividad que muestran las plantas, debido a la escasez de oferta de hacienda y a las restricciones comerciales impuestas a la exportación, se refleja en la cantidad de hacienda faenada.

La situación que atraviesa la industria frigorífica de la carne bovina sigue en terapia intensiva. Según un estudio del sector, elaborado a partir de datos del Ministerio de Agricultura de la Nación, en el último año hay en el país 100 frigoríficos menos en funcionamiento.

Mientras en 2010 había 456 establecimientos activos, en lo que va del año quedan 353 con las puertas abiertas. Dentro de las plantas que dejaron de operar hay desde frigoríficos exportadores (Mattievich, en Santa Fe y JBS, en Córdoba, por ejemplo) hasta mataderos municipales.

A la sucesiva disminución de los volúmenes de faena y de los envíos de exportación, lo que ha generado cierre de plantas y suspensiones de trabajadores, ahora se le suma una importante baja en el valor de los subproductos (cuero, secos y huesos).

A pesar de que a nivel país hay menos cueros, debido a caída en los niveles de faena, la crisis internacional está pegando fuerte en su cotización, debido a una retracción en su demanda. En el mercado se espera una caída de alrededor de 18 por ciento en su valor.

Sobre un precio del cuero salado de novillo de 5,80 pesos por kilo, la retracción se ubicaría en alrededor de un peso. Sucede que los principales compradores han disminuido las adquisiciones, lo que impacta directamente el flujo de fondos de los frigoríficos.

El cuero es el subproducto de más valor dentro del recupero de la faena y su venta ayuda a la industria a pagar por estos servicios. La industria automotriz y la marroquinería son los principales demandantes del cuero vacuno.

La más baja en 22 años. El menor nivel de actividad que muestran las plantas, debido a la escasez de oferta de hacienda y a las restricciones comerciales impuestas a la exportación, se refleja en la cantidad de hacienda faenada.

En los primeros siete meses del año, la cantidad de hacienda sacrificada fue 6,157 millones de cabezas, 13 por ciento menos que en relación al mismo período de 2010. Si la comparación se realiza con el período enero-julio de 2009, un año récord en actividad, la merma llega hasta el 33,5 por ciento. Equivale a 3,10 millones de cabezas.

Según datos de la industria, los primeros siete meses de 2011 fueron los peores para la faena en los últimos 22 años. En Córdoba, como consecuencia de esta menor actividad, en el último año se cerraron los frigoríficos Col Car (JBS), en Colonia Caroya, y Tinnacher, en Mi Granja.

En los últimos días, y a pesar de la situación que vive el sector, nuevos establecimientos de faena se sumarán a la actividad en la órbita provincia. Se trata de los mataderos habilitados por la Provincia en Canals y Balnearia, cuya puesta en marcha genera algunos reparos en el seno de la industria frigorífica provincial.

“Paradójicamente mientras firmas consolidadas con tra­yectoria cesan en su actividad por la crisis del sector, otros emprendimientos son habilitados preferentemente por las autoridades provinciales y su futuro verdaderamente será incierto. En función de que para operar, en cumplimiento de la normativa sanitaria y comercial, necesitan un volumen mínimo de faena que por la realidad del sector hoy será difícil de realizar agravándose así la crisis general del sector”, advierten desde la Asociación de Frigoríficos e Industriales de la Carne de Córdoba (Afic).

Hacia fin de año, la industria frigorífica deberá hacer frente al último tramo del aumento salarial, acordado a principio de 2011 con el gremio de la carne, que oscilará 10 por ciento.

Los industriales sostienen que se necesitarán al menos 18 meses para que la oferta de hacienda comience a incremen­tar el nivel de faena. Mientras tanto reclaman al Gobierno menos intervención y que se consen­súe una política federal de carnes. De lo contrario, auguran que 
el cierre de plantas podría continuar.

Fuente: Primicias Rurales

Comentarios