San Rafael
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

Hay 42 detenidos que tienen el beneficio de la prisión domiciliaria

Se puede otorgar después de la condena o durante la instrucción. La medida tiene un alto porcentaje de efectividad, pero si el reo no cumple, vuelve a la Cárcel

La prisión domiciliaria es uno de los beneficios que otorga el sistema judicial a las personas que son mayores de 70 años, tienen una enfermedad terminal y a las mujeres que tienen bebés o niños que un tercero no puede cuidar. Todos estos casos se dan cuando las personas están condenadas pero también existe la posibilidad de otorgar este beneficio judicial, denominado "detención domiciliaria", cuando la causa todavía no llegó a juicio y existe algún riesgo de fuga pero que no amerita su pase a la Cárcel.

Esta prerrogativa siempre la dictamina un juez. Puede ser por la solicitud de la defensa del acusado o por criterio propio de los magistrados de instrucción, que pueden considerar que existe algún riesgo mínimo de fuga o entorpecimiento del proceso, por lo que se le dicta la detención domiciliaria.

Actualmente hay 42 personas, entre hombres y mujeres, detenidos en domicilios. En ese sentido, el director de la Cárcel, Ricardo Gatica, informó que "algunos están condenados y otros no han tenido el juicio correspondiente".

Un ejemplo es el de Jonathan Cruz, el joven que fue condenado por la muerte de Diego Mendieta. En ese caso la defensa apeló una decisión de la Suprema Corte de Justicia de la provincia que lo enviaba a la Cárcel y solicitó el beneficio de la prisión domiciliaria hasta que se defina esa apelación. El beneficio fue concedido por los jueces de la Segunda Cámara del Crimen porque Cruz siempre se sometió a derecho y consideraron que no había riesgo de fuga.

Para que se otorgue el beneficio, los jueces toman en cuenta el lugar donde va a estar alojado el acusado y quién se hará responsable por él. Luego el juzgado le notifica a la Penitenciaría cómo serán los controles que se le deben realizar.

Por lo general se firma un convenio con la Policía para que visite y constate que el preso no haya violado la medida y en caso de que no cumpla con lo ordenado deberá volver a la Cárcel, siempre y cuando así lo considere el magistrado. Por lo general, explicó el juez de cámara, Rodolfo Luque, "existen algunos atenuantes para quienes no cumplen con la prisión domiciliaria. En los casos de personas con enfermedades terminales o mujeres solas con bebés se les pueda dar una nueva oportunidad".

Lo cierto es que tanto Luque como Gatica coincidieron en que "el recurso es muy efectivo. Muy pocos no respetan la prisión domiciliaria que sigue siendo una medida coercitiva".

Estos presos no llevan tobillera para su control. Sólo quienes tienen salidas transitorias utilizan este medio tecnológico que es controlado por los agentes penitenciarios.

Fuga

Hace unos tres días, confirmó Ricardo Gatica, evadió la prisión domiciliaria una mujer que gozaba del beneficio otorgado por la Justicia Federal.

Por ahora, señaló el funcionario "la joven no ha regresado".

Efectividad

Los presos valoran el beneficio de la prisión domiciliaria y son muy pocos los casos que evaden este recurso que sigue siendo de coerción.

Condiciones

Se otorga la prisión domiciliaria a personas condenadas mayores de 70 años, con una enfermedad terminal o a madres que tienen que amamantar o no pueden dejar a sus hijos con terceros.

Consecuencias

Violar la prisión domiciliaria representa el regreso del beneficiario a la Cárcel. Sólo en algunos casos puntuales los jueces vuelven a dar una oportunidad.

Comentarios