Tormenta
Martes 31 de Enero de 2017

Hay cuatro distritos donde cae granizo con más frecuencia, según las mediciones

Estudio. El análisis se realiza con una especie de placas denominadas "granizómetros". Hay un total de 400 instaladas en la provincia y 120 en el Sur mendocino.

San Rafael cuenta a partir de esta temporada con uno de los dos centros de operaciones de radares que se instalaron en el programa de Lucha Antigranizo. Uno se ubica en el aeropuerto de El Plumerillo y el segundo en el hangar 4 del Aeroclub local.
Este centro de operaciones funciona en forma permanente durante la temporada de tormentas que se inicia el 1 de octubre y finaliza el 30 de abril. Desde allí se monitorea la actividad convectiva y el desplazamiento de los aviones que van a salir a luchar contra el granizo.
Pero el centro se dedica también a realizar diversos estudios, entre ellos los lugares donde nacen las tormentas más peligrosas y las zonas donde hay más caída de granizo.
Para evaluar lo segunda opción se han colocado desde el 2003 unos 400 "granizómetros" (ver foto) que son unos soportes de metal que sostienen unas placas de un material similar al telgopor que permite medir la velocidad y el tamaño de la piedra caída.
En el Sur mendocino se colocaron unas 120 estructuras en zonas estratégicas que se pueden georreferenciar gracias a una aplicación informática.
Una vez que el radar mostró donde precipitó la tormenta, se buscan estas placas, se las cambia y se las almacena en un depósito para evaluarlas en contra estación.
Con estos estudios que se realizan a posteriori se puede determinar qué tipo de tormenta descargó en la zona donde están ubicados los granizómetros, el diámetro de la piedra precipitada, la violencia del impacto y la energía cinética.
En ese sentido, Marcelo Peña, responsable del centro de operaciones en San Rafael, explicó que "podemos armar estadísticas en correlación a la información que tenemos del sistema de radares y se digitaliza la información con un proceso que incluye el escaneo de la placa".
Es así que se pudo llegar a la conclusión que "la Villa 25 de Mayo, parte de Las Paredes, El sur de El Cerrito y el noreste de Cuadro Benegas son los distritos donde ha caído mayor cantidad de granizo. En cambio Goudge, al este de Cañada Seca y La Llave es donde cae con menor frecuencia".
Al respecto, Peña aclaró que "esto no indica la virulencia de la tormenta sino sólo la frecuencia en las caídas y cuáles son las zonas donde cae mayor cantidad de granizo".
El granizómetro también ayuda a mejorar la calidad de las mallas antigranizo porque mide el diámetro de la piedra y la velocidad en que precipitó. "Cuanto mayor sea la energía cinética en la caída, más daño produce el granizo", añadió el técnico, y agregó que "esto permite evaluar las estructuras actuales de protección y mejorarlas ".
En ese aspecto, en otro de los estudios se comprobó que la mayor virulencia en la caída se dio en las mismas zonas donde cayó mayor cantidad de granizo: en la Villa 25 de Mayo, El Cerrito, Las Paredes y el noreste de Cuadro Benegas. "Esto no significa que en el resto de los distritos no haya caído con más fuerza pero estadísticamente estos datos son objetivos ", mencionó Peña.
Lo cierto es que con estos granizómetros se puede calcular el número de impactos por metro cuadrado que sustentan los estudios realizados.
Tormentas peligrosas
Las celdas más peligrosas se originan en la zona conocida como Pampa del Diamante, El Juncalito y Cañada Amarilla hasta las Aucas. Estas formaciones en un 70% pueden precipitar granizo, explicó Marcelo Peña.
"Estadísticamente estas son las zonas donde se generan las tormentas más complicadas", aseguró el encargado del centro de operaciones. Y dijo que "se las combate hasta con dos aviones, uno que ataca con bengalas y el otro con cartuchos que lleva el avión en la panza y se lanzan desde una altura cercana a los 6.000 metros".
Para los radaristas el día comienza con la emisión del pronóstico meteorológico y una vez que se detectan las celdas más peligrosas que puedan afectar las zonas cultivadas se inicia el programa de combate.
Cuatro Radares
El programa de la lucha antigranizo trabaja con cuatro radares. En el Sur hay uno en La Llave y el segundo se ubica en Bowen. Permiten visualizar la tormenta y la altura de las celdas a atacar.
Bengalas
Cada avión sembrador lleva 76 bengalas en las alas. Se queman desde los 3.000 metros de altura y se administran de acuerdo al volumen y la altura de la celda.

Comentarios