Sábado 24 de Septiembre de 2016

"Hay un crimen organizado contra un Estado desorganizado"

Así lo expresó el gobernador Alfredo Cornejo en una recorrida por las unidades fiscales en el Palacio de Justicia junto al procurador Alejandro Gullé. Recalcó que hay que optimizar recursos sin esperar más fondos.

"Tenemos en Mendoza un crimen organizado contra un Estado desorganizado".
Así, el gobernador Alfredo Cornejo resumió el panorama que enfrenta la Provincia en la lucha contra el delito, dando a entender, con ironía, que la delincuencia tiene hoy mejor gestión que el Estado que la combate día a día.

La frase del mandatario no fue dicha en cualquier lugar ni en cualquier momento. La expresó ayer, junto al procurador y jefe de los fiscales, Alejandro Gullé, frente a las puertas de la Suprema Corte de Justicia, luego de hacer una recorrida por las unidades fiscales del tercer piso y visitar las oficinas donde operan los equipos tecnológicos más avanzados para la investigación del delito.

Recalcó: "Tenemos que organizarnos mejor desde el Estado para ir mejorando poco a poco la seguridad. Este trabajo lo estamos haciendo con la Justicia, con el Ministerio Público, con las reformas recientes que hemos hecho para combatir el crimen y con la incorporación de nuevas herramientas, como el laboratorio de ADN que vamos a montar a partir del año que viene".

La afirmación de Cornejo en el piso de la Corte, donde también está el despacho del procurador, fue un claro mensaje para los supremos de que el mandatario seguirá de cerca y en persona la prestación judicial en la lucha contra la inseguridad y de que el procurador Alejandro Gullé tiene todo su apoyo en las necesidades que plantee.

No obstante, evitó polemizar o atacar al máximo tribunal y lo dijo expresamente: "No me van a sacar nada en contra de la Corte de la Provincia, tenemos una buena relación con ellos desde el Poder Ejecutivo".

En la visita, Cornejo pudo ver la estrechez de espacio y la falta de comodidad en la que se trabaja en las unidades fiscales del Palacio de Justicia, situación que no es de ahora, sino histórica, y que el procurador Gullé quería mostrarle personalmente porque reclama más lugar para el Ministerio Público y para obtenerlo necesita que la Corte le ceda nuevos espacios.

Después de haberles cargado la responsabilidad a los supremos (a cargo del manejo del presupuesto judicial) por el precario estado del Ministerio Público, Gullé necesita ahora sentarse a conversar con ellos para buscar una redistribución más equitativa de los espacios de trabajo que le permita montar las fiscalías por delitos que se ha propuesto.

Es una negociación doméstica, pero complicada que impacta en la convivencia interna.

La Corte sabe que su presupuesto anual depende de lo que quiera otorgarle el Poder Ejecutivo y que un conflicto ahora con el Gobierno, cuando se está por definir la pauta de gastos para el 2017, puede repercutir negativamente.

Gullé también lo sabe. Por eso mostrarse con Cornejo de su lado ratificándole su apoyo lo fortalece de cara a la negociación que está esperando.

Menos plata y más imaginación
El apoyo del Poder Ejecutivo al nuevo Ministerio Público no se traducirá, sin embargo, en más dinero, porque el gobernador volvió a postular ayer que no habrá más fondos para resolver necesidades.

"Creo que ya lo he dicho, pero no me debo haber expresado bien. Mendoza gasta el doble de lo que los mendocinos producen, por lo tanto si bien no vamos a hacer ningún ajuste, acá hay que optimizar los recursos", señaló Cornejo, quien recalcó que será así para todos los estamentos del Estado.

Insistió en que optimizar recursos implica reasignar partidas, espacios, bienes y personal con lo que ya se tiene.

"Nosotros, como asistentes de la Justicia en materia de investigación, vamos a elaborar protocolos de funcionamiento conjunto para optimizar recursos y lugares con el mismo dinero mejorando los servicios".

Entonces Cornejo trajo como ejemplo lo visto en la visita que acababa de realizar: "Las unidades fiscales que vi tienen espacios muy reducidos y no son ideales para el funcionamiento que se necesita".

Luego sugirió que hay que armonizar con la Corte para mejorar esos espacios, reflejando su expectativa de que la negociación con Gullé llegará a buen puerto.

Destacó: "Gastamos más recursos y prestamos peores servicios que hace una década. No sólo pasa en la Justicia, sino en todo el Estado, nos pasa a nosotros con la salud y la educación. Se ha venido gastando mal y tenemos que reordenarnos".

Sintonía fina mirando al 2017


El conflicto más fuerte que la Corte tuvo con el gobierno de Alfredo Cornejo ocurrió en diciembre del año pasado, por un fallo sobre la morosa situación de los presos en los penales provinciales, que los ponía a punto de ser liberados. Aquella crisis trajo sus frutos para la Corte porque Cornejo aceleró la reforma judicial ajustándola a las metas de la sentencia. Igualmente, la Justicia pagó cara aquella resolución. El Ejecutivo le pasó factura y no le mejoró el presupuesto 2016. La doméstica negociación que se viene por los espacios recuerda aquellos días.

Comentarios