Más noticias
Sábado 22 de Octubre de 2011

“Hay una censura que prohíbe hablar de Malvinas”, dijo Nicolás Kasanzew

Nicolás Kasanzew lleva su imagen y su nombre unido a la gesta de Malvinas. Fue cronista de aquella guerra y muchos lo asociaron con la imagen del fracaso y la humillación, pero él lleva 30 años reclamando en todos los ámbitos que se rescate la gesta heroica de Malvinas y se reconozca el valor y heroísmo que nuestros soldados demostraron allá.

Nicolás Kasanzew es un periodista que cobró notoriedad a partir de su trabajo como cronista de la guerra de Malvinas y en ese carácter vino a San Rafael a dar una charla sobre su experiencia en el Atlántico Sur. Dejó su mensaje testimonial a favor del rescate de la memoria de la gesta y del heroísmo de los combatientes en la entrevista que Diario UNO le hizo antes de su conferencia en la FaCAI.

Qué edad tenés hoy?

63, eso quiere decir que cumplí 34 años en Malvinas y me hicieron el mejor regalo de cumpleaños de mi vida: un par de medias de lana.

Qué le dejó a la Argentina la experiencia de Malvinas?

Sólo nos dejó una frustración porque no pudimos realizar el aprendizaje que todos los países del mundo han hecho con cada una de sus experiencias de guerra. Todos los ejércitos del mundo, Inglaterra, Estados Unidos, Israel, han aprendido de Malvinas cuestiones tácticas y estratégicas que han implementado en sus fuerzas armadas, mientras nosotros hemos ocultado todo lo que tienen que ver con esa experiencia. Hemos ocultado a los héroes y a sus historias. Hay una censura que prohíbe hablar de todo lo que tiene que ver con Malvinas; es como que no queremos mostrar eso. Sólo se habla de las miserias de Malvinas, que ocurrieron como en toda guerra, pero se oculta el mensaje de los héroes, es decir, no se aprovecha lo que podría quedar de positivo para la sociedad. Si pudiéramos rescatar el coraje, la humildad, la valentía de los que lucharon en Malvinas, podríamos aprovechar de alguna manera la experiencia y cambiar algo en nuestra sociedad, pero hay alguien que quiere que no tengamos valores, que no tengamos fuerzas armadas.

Hay muchos soldados que arriesgaron sus vidas para salvar la de sus suboficiales, pero en la película “Iluminados por el fuego” se nos pretende mostrar que el enemigo no era Inglaterra, sino que eran los oficiales y suboficiales del propio ejército. En todas las escuelas del país se ha dado esta película en la que se muestra al soldado que se hace pis y caca, y yo no he visto jamás una película que hable de los soldados de Vietnam que se hagan pis y caca, a pesar de que allá también ocurrió lo mismo. Estamos perdiendo la oportunidad de aprovechar lo que podría ser un tónico moral para la sociedad. El coraje y la temeridad con que actuaron los pilotos de la Fuerza Aérea se desconoce en este país, si uno quiere saber algo al respecto, tiene que ir a buscar a los libros que han escrito los ingleses para encontrarlo.

Esa censura que decís, ¿es implícita o vienen explícita desde algún estamento del Estado o de los gobiernos?

No, es explícita y lo han hecho todos los gobiernos. El primero que ocultó Malvinas fue el proceso militar y desde allí hasta hoy, todos los gobiernos han ninguneado a los ex combatientes y les han vuelto la cara. No es que les escatimen recursos de presupuesto para atenderlos simplemente, es que les quebraron el espinazo de la autoestima, porque en vez de decirles: “gracias por el coraje con que nos defendieron”, les dijeron “idiotas, fueron a Malvinas porque un general se despertó borracho”. Y ahí hay otra mentira infame porque Galtieri ni siquiera era alcohólico. Antes de que muriera, yo le hice una pregunta al almirante Jorge Isaac Anaya sobre el alcoholismo de Galtieri y él me dijo que cuando Galtieri se tomaba un vaso de whisky, Viola se tomaba cuatro, pero nadie habla del alcoholismo de Viola, porque Galtieri tenía una voz aguardentosa que se prestaba para la confusión y porque lo de Viola no sirve para embadurnar una causa. No se quiere que revaloricemos Malvinas.

Se habla de las sombras de la guerra, pero se habla de manera selectiva. Se habla de los estaqueos, pero no se habla de la cobardía de los generales. Se habla de un general que era muy estricto con los soldados que no estaban afeitados, pero cuando tuvo que defender su posición en Darwin, se quedó en Puerto Argentino. (Ese general fue Omar Parada, comandante de la III Brigada de Infantería). Es decir, se trata de ensuciar la gesta de Malvinas. Nos quieren hacer creer que perdimos porque mandamos chicos que no estaban preparados para la guerra, pero la verdad es que perdimos porque capituló el generalato y el almirantazgo. Nos quieren hacer creer que la guerra fue una cosa de soldados llorones con generales sádicos y lo que hubo en Malvinas fue una gesta heroica de nuestros soldados que combatieron con enorme coraje, pero eso se oculta sistemáticamente.

Puesto un ejército contra el otro la guerra no pudo haber durado más que unas pocas horas, pero si duró lo que duró, ¿fue entonces por la valentía de los combatientes argentinos?

Según los analistas más prestigiosos, la guerra no la gana el que tienen el mejor ejército ni las mejores armas, la gana el que tiene la voluntad más fuerte y los pilotos y soldados argentinos, por ejemplo, demostraron que tenían una voluntad mucho más fuerte que los británicos, algo que no tuvieron ni los almirantes ni los brigadieres. El informe Rattenbach pidió el fusilamiento de Menéndez, y hoy Menéndez da cátedra sobre la guerra. Por otro lado, el oficial Giménez Corvalán, que en la gerra revistó en el regimiento IV, fue a Inglaterra y visitó el museo de la guerra de Malvinas, y encontró su nombre en el índice onomástico de un libro que se exhibía allí. Habló con el encargado, y en un inglés muy pobre le explicó que ése que figuraba allí, era él. Cuando el oficial inglés entendió lo que le decía, se cuadró frente a él y le hizo la venia. Es decir, los ingleses nos rinden un honor que nosotros mismos nos negamos.
qu

Comentarios