San Rafael
Sábado 16 de Julio de 2016

Hijos de inmigrantes que instalaron sus bodegas en San Rafael

Hacedores. La autora cuenta la historia de dos familias que, aunque descendientes de europeos, nacieron en Argentina y terminaron progresando en este departamento.  

En esta oportunidad contaré la historia de dos bodegueros que, aunque de ascendencia europea, nacieron en Argentina y luego crecieron con sus emprendimientos en esta tierra que estaba llena de oportunidades.
Bodega de Diómedes Tamborini
Desde Buenos Aires, donde trabajaban como sastres, se trasladaron los hermanos Tamborini, que eran de origen italiano.
Al llegar adquirieron 400 hectáreas de tierras en Las Paredes, las que plantaron con viñedos y potreros.
Después de un tiempo Diómedes, uno de los hermanos, decidió instalar una bodega en la calle El Salto y San Francisco, cerca de Zamarbide. Es una bodega muy antigua, tal vez de 1906 o 1907.
Durante la Segunda Guerra Mundial su bodega fue alquilada por los hermanos Primo y Gino Panelli, ya que los Tamborini no pensaban trabajar, por lo que dejaron que los inquilinos cosecharan las uvas y elaboraran ellos en ese establecimiento vitivinícola.
En esa época ya se usaban camiones para el transporte, pero debido a la guerra no podían adquirir las cubiertas, que eran todas importadas, por lo que debieron usar carros, tirados por mulas, como en los viejos tiempos.
La bodega, que está ubicada cerca de las vías del ferrocarril, la trabajaron hasta el año 42 o 43. En estos momentos está semi abandonada.
En un antiguo cartel que existe en una de las paredes se puede leer que la firma se llamaba Las Acacias y la bodega San Francisco.
También tenían una fábrica de dulce, donde preparaban todos los que se pueden hacer en la zona, con la fruta que se da en abundancia: duraznos, damascos, ciruelos, manzanas, peras y otros.
Bodega de Werfil Acosta
Don Werfil Acosta era hijo de españoles, pero había nacido en Mendoza y se trasladó a San Rafael, donde se inició en la vitivinicultura.
Se enamoró de Emilia Bielli, hija de Vicente Bielli y de Adelina Ripamonti, y después de un tiempo decidieron casarse.
Al principio el Nono Vincenzo no lo aceptó, porque él quería que su hija se casara con un italiano, pero luego de conocerlo lo admitió y lo quiso mucho.
El matrimonio se concretó en 1910, la familia organizó una hermosa reunión en la confitería de don Silvestre Bielli, que se encontraba en la actual esquina de Pellegrini e Yrigoyen.
Fue un casamiento múltiple, pues en la misma fecha se casaron dos hermanos con dos hermanas, dos Bielli con dos Acosta, ya que Enrique, hermano de Emilia, se casó con Audilia Acosta, hermana de Werfil.
Imitando a su suegro, en Las Paredes construyó Werfil una pequeña bodega, de la cual no quedan restos. Junto con un hermano trabajaron mucho en la construcción del actual camino que une a la Villa 25 de Mayo.
Werfil Acosta y Emilia Bielli tuvieron tres hijos: Rogelio, Aníbal y Carlos, este último, maestro e historiador ya fallecido, escribió sobre diversos temas de la historia sanrafaelina. Su principal libro fue “San Rafael por dentro”. Estaba casado con la conocida escritora Cora Teijeiro de Acosta.
Don Werfil falleció el 9 de diciembre de 1940 y sus restos descansan en el cementerio de la ciudad de San Rafael.
María Elena Izuel
Especial para UNO SR
marializuel@speedy.com.ar

Comentarios