San Rafael
Miércoles 17 de Febrero de 2016

Historia local: dos pequeñas bodegas fruto del trabajo de inmigrantes

De Italia a San Rafael. La autora narra la historia de Carlos Andreoni y su bodega y también la de Aurelio Balada. Ambos construyeron sus empresas con mucho esfuerzo.

Por María Elena Izuel
marializuel@speedy.com.ar

Luis Andreoni nació en Cologno Monzese, Italia, en 1862 y llegó a Argentina con la primera migración de italianos. Vino con su esposa, también italiana, Estela Cavanilla y un hijo de nombre Antonio. En nuestro país nació su segundo hijo, cuyo nombre fue Carlos.
Don Luis llegó a tener una pequeña bodeguita y luego su hijo Carlos se casó con  Domitila Calderón, que era hija de un soldado que había participado en la  expedición al desierto, a quien en premio por su actuación le habían regalado una extensión de tierras en San Carlos. 
Lamentablemente, como esas tierras no fueron asentadas como correspondía, la familia las perdió todas. A veces no les explicaban cómo debían hacer para ponerlas a su nombre o se dejaba pasar el tiempo hasta que las perdían.
Cuando Daniel Bustelo realizó el loteo en Colonia Elena, luego de haber hecho la canalización del canal Elena por 74 kilómetros, Carlos compró 20 hectáreas de tierras en ese loteo (junto con más de 100 familias europeas) y plantó 10 hectáreas con viñas y el resto con frutales. 
Cuando logró obtener la cosecha construyó su bodega, aproximadamente en 1930. El matrimonio tuvo cuatro hijos varones y dos mujeres. Sus hijos Luis, Héctor, César y Mario colaboraron con los padres en la construcción de la bodega y luego en la elaboración.
Toda la familia unida confeccionó los adobes y con ellos la construyeron. Tenía seis piletas aéreas de 10.000 litros cada una y posteriormente construyeron una de 14.000 litros y dos de 50.000 litros. 
Tenía también cuatro cubas con capacidad para casi 40.000 litros.
En el lagar había instalado una moledora Garola, dos prensas hidráulicas y una elevadora a capacho (son una especie de canastitas de juncos).
Toda la bodega era movida por un motor a explosión de un solo pistón modelo del año 1920.
A la muerte de don Carlos siguieron su esposa y sus hijos con la empresa, pero por problemas económicos la cerraron alrededor de 1980 y hoy se encuentra abandonada.
Bodega de Aurelio Balada
Don Aurelio Balada nació en Italia y aproximadamente en 1920 decidió viajar a la Argentina, donde compró tierras en la zona de Rama Caída, sobre la ruta 143, y se instaló con bodega. 
Luego asoció a sus hijos, pasando la razón social a ser Aurelio Balada e Hijos SC y años después se transformó en Balada SACIA. Tenían registrada la marca “Alamo”.
Dejó de producir y fue eliminada de los registros de la Dirección de Industrias alrededor de 1970.
Posteriormente fue adquirida por Dante Barolo, Delpozzi y otros socios.
En la década de 1980 esta bodega, junto con 70 hectáreas de viñedos fue comprada por Jorge Alberto Simonassi Lyon, perteneciente a la empresa Simonassi Lyon SA, de antigua tradición vitivinícola, oriundos de Canelli, provincia de Asti, Italia.
Luego comenzaron a elaborar vinos finos. Abastecían no sólo al país, sino también a algunos países europeos como Gran Bretaña, Irlanda y Suecia.
Registraron las marcas Simonassi Lyon y Moncorvo.
Actualmente la bodega pertenece a la Sociedad Alida SA.
Jorge Alberto Simonassi lamentablemente falleció repentinamente durante el año 2015 y ahora continúan su esposa e hijos con la empresa.

Comentarios