San Rafael
Viernes 06 de Febrero de 2015

Historia: Luis Farina, el italiano que migró dos veces a San Rafael

Luchador. Vino en 1890 y se volvió a su Italia natal, luego en 1891 tras perder su patrimonio regresó y logró prosperar en esta tierra. Una historia de un inmigrante. 

María Elena Izuel
Especial para UNO SR
marializuel@speedy.com.ar

La familia Farina es de origen italiano, de la zona norte, cercana a Milán. En 1880 uno de los integrantes de esta familia, de nombre Luis, junto con su esposa, Florinda Rigoldi, viajó a la Argentina en busca de un mejor porvenir.

Fue el primero de la familia en llegar a San Rafael. Arribaron poco después de la finalización de la Campaña al Desierto lideraba por el general Julio Argentino Roca.

La Nona, como la llamaban sus nietos a Florinda, los sentaba a todos en rueda y le gustaba relatar cómo habían visto pasar a los indígenas prisioneros de la conquista, en dirección a Mendoza.

Estuvieron poco tiempo en San Rafael y decidieron trasladarse a Mendoza, donde conoció a Julián Barraquero, quien le ofreció tierras para trabajar. Comenzó a trabajar con él, pero cuando llegaron los italianos, con el Cura Marco, se agregó al grupo de inmigrantes que venían a San Rafael, regresando así a la zona.

Esta aventura iniciada con el Cura Marco no terminó bien, pues el sacerdote se quedó sin dinero y Luis Farina, junto con las familias Bianchi y Sardi, hicieron una acusación contra el Cura Marco, ya que no había cumplido con lo prometido. Como no tenían un contrato por escrito, no prosperó la denuncia.

Este grupo de tres familias no aceptaron la oferta de Iselín y se fueron a Mendoza, donde tuvieron suerte y Luis Farina llegó a tener una finquita, la cual cuando ya producía decidió venderla y regresó con su esposa a Italia, a su pueblo natal.

En Cologno Moncese, Milán, en 1890, nació su primer hijo, Emilio. El trabajo en Italia no era bueno y cuando quiso darse cuenta había perdido todo su dinero.

El regreso

Gracias a un amigo que tenía en Argentina, que le envió dinero, pudo regresar con su pequeño hijo de tan sólo un año, en 1891. Cuatro años después viajó su esposa, cuando él ya había ganado dinero y le pudo enviar para pagar el pasaje.

Una vez en la Argentina regresó a San Rafael, adquirió unas tierras en Las Paredes, cerca de la bodega de Piastrellini y plantó viñedos. Cuando comenzó a producir la plantación que había iniciado, construyó con ayuda de un tonelero una cuba enorme donde comenzó a fabricar vino. Pero no hizo más que eso, nunca quiso construir una bodega, pese a la insistencia de su esposa.

En San Rafael nacieron otros hijos: María, Pierina, Luisa, Rosa, Angelina y Mercedes. Esta última se casó con un tío, Agustín Pierovón, quien era músico y había tocado el violín en la Scalla de Milán y en la Argentina se dedicó a la instalación de teléfonos.

Emilio Ambrosio, el único hijo varón, contrajo matrimonio con Enriqueta Regazzoni y tuvieron varios hijos, entre ellos Armando (que fue mi relator), Lidia Elena e Inés, quienes contrajeron matrimonio con los hermanos Zamarbide: Bernardino y Cirilo, respectivamente, otra vez dos hermanos con dos hermanas.

El medio de transporte que usó don Luis fue una mariposa, una especie de carruaje muy liviano a tracción a sangre, con la cual se trasladaba por el distrito y hasta la ciudad.

El 2 de noviembre de 1927 falleció Luis Farina en San Rafael, su entierro fue muy grande, ya que participó mucha gente.

Mientras había venido de Italia un hermano de Luis con su hijo, también de nombre Luis. Este sobrino se casó con Victoria Sangalli, hija de Luis Sangalli y Rosa Melzi, quienes habían arribado con la primera inmigración italiana y se establecieron en Colonia Italiana. El matrimonio de Luis y Victoria tuvo muchos hijos, nacieron cuatro varones y varias niñas.

Este joven compró tierra y plantó viñedos, cuando estos comenzaron a producir hizo construir una bodega, en la calle El Chañaral, que en su tiempo llegó a ser muy importante. Estaba enfrente de la destilería que había sido de Filipponi y en ese momento era de Rodríguez. Luego de trabajarla durante varios años, alquiló la bodega.

Tras su muerte, continuaron sus hijos con la empresa bajo la razón social Farina Hermanos.

Finalmente la dieron de baja ante la Dirección de Industrias en 1996. Posteriormente fue adquirida por Alto Limay SA, una firma de Buenos Aires.Pasado. 

Comentarios