País
Martes 02 de Agosto de 2016

Historias: salió de la crisis económica fabricando penes de chocolate

Un curioso caso se conoció en Río Negro cuando una mujer tuvo una idea para encarar un microemprendimiento. Este fue el resultado. 

La repostera Mónica Bustamante de General Roca, en Río Negro, pasaba hace unos meses por una difícil situación económica, profundizada por el nacimiento prematuro de su hijo Gabriel. En medio de la necesidad tuvo una idea desesperada y atrevida. En lugar de hacer los tradicionales bombones para cumpleaños y bautismos que salían sólo esporádicamente de su cocina, decidió romper “el molde” y cocinar penes, lolas y colas de chocolates para despedidas de soltero, citas amorosas y otras ocasiones hot.
Acto seguido publicó su oferta en su cuenta de Facebook y en un grupo cerrado de la Patagonia dedicado a la comercialización de objetos y servicios: “Bueno, Bonito y Barato”. Desde ese momento, esta humilde maestra del chocolate de 40 años del barrio obrero Barrio Nuevo, no paró de trabajar jamás en el rubro del “chocolate caliente”.
Por estos días, la repostera roquense dedica gran parte de su día a cocinar tandas de 30 y hasta 50 penes, lolas y colas de chocolate que son adquiridos por una clientela impaciente que se las saca de las manos. Su producto se vende a través de Internet en todo General Roca, pero ya comenzaron a aparecer interesados de Neuquén capital, Cipolletti y de otras ciudades del país.
“Mi bebé nació prematuro y necesita leche especial, cuidados especiales, ando mucho en taxi con él y no tenía dinero suficiente. Se me ocurrió que podía hacer penes y lolas con chocolate y que a alguien le podía interesar. No me atrevía al principio a mostrarlos, pero mi marido –José– me alentó”, explica. Bustamante cuenta que su esposo –empleado de comercio– estuvo en la génesis de la insólita idea, al punto que él mismo se encargó de los primeros repartos. “Estamos juntos hace 20 años y me conoce, me apoya en todas mis locuras”, dice ella.
La repostera tiene a la venta penes de 8 centímetros a 15 pesos (“son muy pequeños, como un chiste entre amigos”) y penes de tamaño natural de 17 centímetros, testículos incluidos, a 45 pesos. También hay “mini” lolas y colas a 20 pesos. Aunque la mujer no descarta en el futuro comenzar a hacer penes, lolas y colas de tamaño “King Size”, de acuerdo a las fantasías de su mercado. “Todo es cuestión de tener el chocolate necesario y en mi casa chocolate no falta”, advierte.
La mujer desarrolla su arte con delicadeza y afecto en la cocina de su casa. El chocolate caliente recorre y llena la superficie de los moldes que consiguió en Buenos Aires. Después de un rato, su obra se enfría y se convierte en un dulce pero también en un objeto atrevido.
Ahora que las tandas de chocolate hot comenzaron a salir todos los días, Bustamante dejó atrás sus problemas económicos más graves. Su aspiración es hacer crecer el negocio y, quién sabe, contribuir a un cambio cultural durante el periodo de las fiestas. “Quizás la gente en Año Nuevo se atreva a hacer este tipo de regalos. Me han mandado muchos mensajes de apoyo y para que siga adelante”, agrega.
En su cuenta de Facebook los pedidos, los mensajes y las felicitaciones son cosas de todos los días. También abundan las bromas, pero la repostera no se achica. Tiene demasiado trabajo para prestar atención a los comentarios. “No he dejado de hacer tortas y otros dulces que me encantan, pero los chocolates no dejan de salir y ocupan casi todo mi tiempo”, aclara. (Fuente: Clarín). 
 

Comentarios