Más noticias
Domingo 04 de Septiembre de 2011

Hoy arranca el primer juicio por lesa humanidad

La causa trata de la supuesta apropiación de un menor durante la época de la dictadura militar. El querellante es un medio hermano de la víctima, y quienes serán juzgados son los supuestos apropiadores: un ex-militar y su esposa.

Desde hoy  y durante 15 días se desarrollará en el edificio del Rectorado de la Universidad Nacional de San Juan, a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal, el primer juicio por lesa humanidad realizado en la provincia. En el proceso se intentará demostrar que Jorge Guillermo Martinez Aranda fue sustraído de la guarda de sus padres y se le sustituyó su identidad en 1980. Se eleva a juicio a quienes hoy legalmente figuran como sus padres: Luis Alberto Tejada, militar retirado, y Raquel Josefina Quinteros, ama de casa.

El magisterio tripartito que intervendrá está compuesto por Hugo Carlos Echegaray, de San Juan; Raúl Fourcade, de San Luis; y Héctor Fabián Cortez, de Mendoza. Por una parte, los querellantes son Emilio Goya, supuesto medio hermano de la víctima, junto a Abuelas de Plaza de Mayo, representados por Mariano Gaitán y María Inés Bedia, y por otra el defensor oficial asignado Adrián Kurbán.
Los delitos que se juzgan son los de sustracción y ocultación de un menor de 10 años, alteración del estado civil del mismo, falsedad ideológica y falsificación de documentos públicos.

La historia

Francisco Goya, miembro del grupo Montoneros, conoció a María Lourdes Martínez Aranda en México D.F. durante la segunda mitad de la década del ’70. Tras algunos años en pareja en aquel país, se trasladaron en 1979 a Madrid, España, donde el 31 de julio del mismo año habría nacido Jorge Guillermo. Un año después, en 1980, la pareja volvió a la Argentina, y en el contexto de la denominada “contraofensiva montonera” en Paso de las Cuevas, Mendoza, fueron secuestrados por el régimen militar. Allí se habría producido la sustracción del menor.

Pero Francisco Goya tenía otros dos hijos de un matrimonio anterior a María Lourdes: Juan Manuel y Emilio. Es este último quien en abril del 2002 presentó la querella por la desaparición de su padre, la pareja de éste y la sustracción de su medio hermano. Luego de recabar distintas pruebas, como testimonios y documentación en Argentina, México y España, y tras constatar los antecedentes de Tejada durante la dictadura militar como Suboficial Mayor del Ejército y miembro del destacamento de Inteligencia número 144 de Mendoza (interviniente en el combate de Paso de las Cuevas), quedó imputado junto a su esposa en la causa.

Allí se dispuso un allanamiento en la casa de los Tejada, donde se incautó objetos de uso personal de los cuales se obtuvo información genética. Así, y a partir del análisis de las mismas por el Banco Nacional de Datos Genéticos, se determinó que quien figuraba como hijo de Luis Alberto Tejada y Raquel Josefina Quinteros era en realidad hijo de Francisco Goya y María Lourdes Martínez Aranda. A partir de allí los sospechados fueron procesados sin prisión preventiva y elevados a juicio.

Lo que se viene

A continuación de este proceso comenzará una serie de juicios también por lesa humanidad pero caratulados bajo los cargos de “desaparición de personas y secuestros, torturas y tormentos agravados seguidos de muerte”. Estas causas han sido instruidas por el Juez Federal Leopoldo Rago Gallo, y para su ejecución judicial intervendrá la Cámara Penal de Mendoza. Entre los procesados figuran Jorge Olivera, sindicado como el jefe de la represión en San Juan, además de Carlos Malatto, Juan Francisco Del Torcchio, Osvaldo Martel, Gustavo De Marchi, Eduardo Vic, Daniel Gómez, Jorge Páez y Eduardo Cardozo.

Hace menos de un año el juez de la causa resolvió otorgarles la excarcelación a todos excepto a Olivera, a quien se lo trasladó al penal de Campo de Mayo, en la provincia de Buenos Aires, gracias a la presentación hecha por el abogado de una de las víctimas. Las causas más conocidas son las que se fijan en perjuicio de Margarita Camus, Daniel Illánez y José Luis y César Gioja, además de Marianne Erize, joven francesa desparecida en aquella época en la provincia. Se especula que antes de noviembre se eleve las causas a juicio, ya que el 3 de ese mes saldría en libertad Olivera debido a la caducación en los plazos judiciales.
 

Comentarios