Más noticias
Sábado 24 de Diciembre de 2011

Hubo controles estrictos para que no se exceda la capacidad en locales bailables

En Alvear  y en San Rafael la policía junto con el personal municipal verificaron el cumplimiento del máximo de gente permitida en boliches y fiestas especiales. En este departamento el Juez de Faltas Oscar De Diego encabezó los operativos.

Horarios límites, control estricto de la capacidad en los locales nocturnos y la prevención fueron los tópicos que manejaron las autoridades policiales y municipales durante la Nochebuena.

La policía sumó el 50% de personal y desde ambas Comunas también se alistaron una dotación de inspectores que actuaron en conjunto con la gente del Programa de Diversión Nocturna de la provincia.

Además de los bares, café, pubs y boliches que funcionan habitualmente,, hubo controles en el resto de ambos departamentos respecto a las fiestas privadas,

El Juez de Faltas Oscar De Diego encabezó los operativos en San Rafael y exigió el cumplimiento de todas las normativas. En los boliches quedaron apostados los inspectores municipales que controlaron que no se escuche música en los patios de los mismos y que no se exceda la capacidad ocupacional.

Fuentes confiables aseguraron a www.unosanrafael,com.ar que "esta semana  puede haber quejas de los dueños de los boliches de éste departamento por la rigidez conque se aplicaron los controles"

Algunos de estos dueños se quejaron de los excesivos controles y plantearían sus quejas en el Municipio de San Rafael..

Requisitos y horarios

De acuerdo con los requisitos fijados por la inspección general, los locales bailables debieron contar con seguro de espectador, de emergencia médica y responsabilidad civil, disponer de servicio de vigilancia y telefonía para emergencias

En cuanto al horario en que funcionaron los locales bailables, estos no pudieron salirse de los límites que se han fijado para toda la provincia. El cierre de taquilla fue a las 3.30, aunque todos aquellos que tenían entradas adquiridas con anticipación pudieron ingresar sin restricción horaria; a las 5.30 fue el cierre de la barra y las 7.30 la hora tope para apagar las luces, cortar el sonido y dar por terminada una ajetreada noche.

Sin embargo en algunos boliches hubo problemas para ingresar aunque los clientes tuvieran reservas y esto estaba ligado al factor ocupacional.

 

Comentarios